David Cameron era uno de los hombres más poderosos del mundo a principios de año. Como primer ministro del Reino Unido, era común verlo con el presidente de Estados Unidos Barack Obama o con los principales líderes del orbe. Sin embargo, algo pasó.

La salida de la Unión Europea fue un duro golpe para él. El hombre del Partido Conservador hizo campaña para permanecer en el bloque, pero tras la negativa del pueblo británico decidió renunciar a su puesto.

Y la salida de Downing Street tras seis años, se notó. Pues Cameron desapareció del primer plano mundial hasta ahora, que una fotografía en la que aparece circuló rápidamente por el mundo.

En ella se ve al ex primer ministro comiendo en la calle, presuntamente al lado de su familia en la playa de Cornwall, en el sudeste de Inglaterra.

Allí está consumiendo el plato favorito de la clase popular británica: pescado frito con papas fritas. Todo esto con un look de vacaciones, con sandalias y short, mientras que a su lado la gente parece no reconocerlo, pese a que hace meses era el hombre que lideraba la nación.

PUB/CM