El presidente turco Recep Tayyip Erdogan prometió este domingo ante sus partidarios eliminar el "virus" dentro las instituciones turcas, pocas horas de un intento fallido de golpe de Estado contra su gobierno.

"Vamos a eliminar el virus de todas las instituciones del Estado", dijo Erdogan durante una ceremonia multitudinaria en una mezquita en recuerdo de las víctimas de la intentona golpista, que dejó un saldo de al menos 265 muertos.

La ceremonia tuvo lugar en la mezquita de Fatih, en Estambul, en memoria de las personas que murieron durante el intento de golpe lanzado el viernes por la noche.

Micrófono en mano, Erdogan también llamó a sus partidarios a mantener ocupadas las plazas de las principales ciudades de Turquía durante la semana que viene tras el golpe militar del viernes.

"Esto no es un operativo de 12 horas. Esta semana es muy importante. No abandonen las plazas, no se relajen", dijo Erdogan después del entierro de varias víctimas del intento golpista.

El discurso de Erdogan fue interrumpido por gritos como "queremos ejecuciones" a lo que el presidente respondió: "en las democracias, las demandas de la gente no pueden ser ignoradas. Las demandas son debatidas en las instituciones y haremos todo lo que sea necesario".

El presidente turco aseguró que Fethullah Güllen, quien según el mandatario está detrás del golpe se ha infiltrado en todas las instituciones del Estado, desde el Ejército hasta la Judicatura, lo que requiere una limpieza con miles de detenciones.

"¿Es esto suficiente?, se preguntó Erdogan, que se respondió a sí mismo diciendo que "no" y agregó que los operativos y las detenciones continuarán.

Según el Ministerio de Justicia, unas 6.000 personas han sido ya detenidas en relación con el intento golpista.

"Dijimos que íbamos a entrar en sus cuevas. Ahora hemos entrado totalmente", aseguró Erdogan.

 

PUB/IAM