El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió este sábado a Estados Unidos la extradición del opositor imán turco Fethüllah Gülen, a quien acusa de estar detrás del fallido intento de golpe, para ser juzgado.

"Estados Unidos debe extraditar a esa persona", dijo Erdogan en un discurso ante miles de partidarios en Estambul, en referencia a Gülen, quien vive en Pennsylvania y negó toda implicación en el intento de golpe del viernes.

"Hay un juego con el ejército, y está vinculado con fuerzas exteriores", insistió el presidente.

Apenas pisó por la noche el aeropuerto de Estambul para retomar el control del país, el mandatario turco acusó a este imán y a su movimiento de estar detrás del intento de golpe.

Sin embargo, el predicador condenó "firmemente" la intentona golpista.

Por su parte,  el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien se encuentra actualmente en Luxemburgo, indicó que Estados Unidos ayudará a Ankara en la investigación sobre el fallido golpe.

También pidió a las autoridades turcas entregar las pruebas de las acusaciones contra Güllen, aclarando que su país "no ha recibido un pedido de extradición de Güllen", aunque espera que "se planteen una serie de cuestiones sobre este último".

Las autoridades estadounidenses, por otra parte, suspendieron los vuelos de compañías aéreas estadounidenses hacia Turquía.

Prohibieron igualmente todos los vuelos que provengan de territorio turco, con o sin escala.

 

PUB/IAM