El 4 de julio es el Día de la Independencia de los Estados Unidos, una jornada de celebración en todo el país que se completa con diferentes actos y unos espectaculares fuegos artificiales. Uno de los símbolos del país es también un monumento que conmemora la Declaración de Independencia del país americano, la Estatua de la Libertad, un regalo de los franceses el cual podría haber estado guardado un secreto hasta ahora.

Hasta el momento se pensaba que el rostro del símbolo de Estados Unidos provenía de los rasgos de la madre escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi. Sin embargo, una nueva investigación apunta a que se trataría del rostro del hermano del artista.

Según sostiene el Huffington Post, la historiadora Elizabeth Mitchell, autora del libro Liberty’s Torch: The Great Adventure To Build the Statue of Liberty, contó este domingo en el programa de televisión Secrets of America’s Favorite Places que la estatua no se parece mucho a la madre de Bartholdi.

"Cuando revisaba en sus archivos las fotos que tenía de su hermano, empecé a fijarme más en la cara y la verdad es que parecía la de la estatua", explicó la autora al diario New York Post. "El hermano se volvió loco de mayor y era tarea de Bartholdi ir a visitarlo una vez a la semana. A veces se pasaba horas simplemente mirando a su hermano, que no hablaba".

Esta hipótesis es sin embargo cuestionada por Edward Berenson, profesor de la Universidad de Nueva York. En declaraciones a “Fox & Friends”, Berenson aseguró este domingo que Frédéric Auguste Bartholdi "era un niño de mamá, de modo que si hubiera tenido la intención de modelar la estatua según la apariencia de su madre se lo hubiera dicho". Y añadió que la correspondencia del artista no contiene una sola palabra que acredite esta versión.

La teoría que sostiene el profesor de la Universidad de Nueva York es que “la Estatua de la Libertad es claramente una diosa romana de la libertad”. “Para mí, no hay posibilidad de que la Estatua de la Libertad sea un hombre”, aseveró.
 

PUB/IAM