El ministro español de Defensa en funciones, Pedro Morenés, aseguró hoy que España pedirá explicaciones a Rusia sobre la flota de buques de guerra rusos que atraviesa las costas de España con el fin de llegar al Mediterráneo oriental.

"El Gobierno, a través de Exteriores, está solicitando todas las aclaraciones oportunas a Rusia sobre cuál es el fin y el destino de estos barcos para recalar ahí, y en función de cuál sea, se tomará la decisión oportuna", dijo Morenés en París tras haber participado en una reunión ministerial de la coalición contra el Estado Islámico (EI).

Morenés apuntó que el Ejecutivo "durante un tiempo determinado ha venido autorizando unas visitas para abastecimiento de buques rusos en Ceuta" y señaló que en "este particular caso hubo una autorización previa", aunque "los objetivos (de la autorización) no debían de estar claros".

El ministro añadió que "va a haber unas consultas con el Gobierno ruso sobre la sobre la participación o no de estas embarcaciones que han solicitado repostaje en Ceuta" en esta flotilla que está cruzando desde Noruega al Mediterráneo.

El representante español añadió que, "mientras tanto, y como han hecho otros Gobierno", España está escoltando a esa flota "sabiendo en todo momento dónde están y qué hacen", al tiempo que subrayó que no han entrado en Ceuta.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, advirtió hoy en Bruselas de que esos buques militares podrían ser utilizados para atacar a civiles en la ciudad siria de Alepo.

En España, el Estado Mayor de la Defensa ha informado hoy de que patrulleros de la Armada y otras unidades de los Ejércitos de Tierra y del Aire realizan el seguimiento cercano de esa flota de buques de guerra rusos a su paso por espacios marítimos de responsabilidad española en dirección a Siria.

La flota rusa, que partió del puerto de Severomorsk y avanzó por los mares de Noruega y del Norte hacia el Canal de la Mancha, ha bordeado ya Francia y atraviesa las costas de España a fin de llegar al Mediterráneo oriental para dirigirse hacia Siria.

Dos agrupaciones navales permanentes de la OTAN SNMG-1, bajo mando de un contraalmirante español a bordo de la fragata "Almirante Juan de Borbón" y SNMG-2, en las que está integrado el buque de aprovisionamiento logístico "Cantabria", realizan el seguimiento de los buques rusos en su tránsito desde el Atlántico al Mediterráneo.

La agrupación rusa está compuesta por un portaaeronaves nuclear, el "Admiral Kuznestov", un crucero con propulsión nuclear, el "Piotr Veliki", y varios escoltas como fragatas y patrulleros, a los que acompañan buques de aprovisionamiento así como buques auxiliares.

Algunos de los buques rusos tienen una escala prevista en Ceuta, en su tránsito hacia el Mediterráneo oriental.

A su paso por el Canal de la Mancha, una fragata y un destructor británico también escoltaron a la flotilla rusa.

PUB/FHA