El ministro de Industria español en funciones, José Manuel Soria, anunció este viernes su dimisión del gobierno conservador de Mariano Rajoy reconociendo haber cometido "errores" tras la aparición de su nombre en los "Panama Papers" y otras informaciones sobre empresas en paraísos fiscales.

"Le he trasladado [a Rajoy] mi decisión irrevocable de presentar mi renuncia", informó en un comunicado, precisando que su dimisión no implica un reconocimiento de actividades ilícitas.

Explicó actuar por "la sucesión de los errores cometidos a lo largo de los últimos días, en relación a mis explicaciones de mis actividades empresariales anteriores a mi entrada en política en 1995".

El ministro, sobre el que varios diarios afirmaron el jueves que tuvo hasta 2002 una sociedad en el paraíso fiscal de Jersey, tomó esta decisión "considerando el daño evidente que esta situación está causando al gobierno de España, al Partido Popular" (PP), a sus "compañeros de militancia y a los votantes, singularmente grave en el momento político actual".

Ante las dificultades de los partidos españoles para formar un nuevo ejecutivo a raíz de las elecciones de diciembre, el PP se mantiene en el poder de forma interina. Si ningún gobierno es investido antes del 2 de mayo, se deberán convocar nuevos comicios el 26 de junio.

La formación conservadora de Rajoy, que espera lograr un resultado más favorable en esas legislativas, se ve sin embargo lastrada desde hace meses por la multiplicación de escándalos de corrupción y fraude.

La dimisión de Soria es la segunda desde que el PP llegó al poder en diciembre de 2011 precipitada por un escándalo.

En noviembre de 2014 Rajoy empujó a la dimisión de la ministra de Sanidad Ana Mato, investigada en un macroescándalo de corrupción como beneficiaria de los presuntos sobornos cobrados por su exmarido, Jesús Sepúlveda, cuando era alcalde (2003-2009) de Pozuelo de Alarcón, un suburbio rico del noroeste de Madrid.

- 'Mentiras' contra 'falta de información' -

A principios de esta semana, Soria se había dirigido a las autoridades panameñas por medio de la justicia española para que certificasen que no tiene ninguna sociedad en ese país, tras salir su nombre en una empresa de los llamados "Panama Papers".

Desde entonces, no obstante, la prensa española desveló su participación en el pasado en otras compañías situadas fuera de España. Considerando las explicaciones de Soria contradictorias, la izquierda había solicitado en bloque su dimisión denunciando lo que consideraban "mentiras".

El político justificó este viernes en su comunicado que dichas contradicciones son debidas "a la falta de información precisa sobre hechos que ocurrieron hace más de veinte años", aunque sin admitir "que ninguna de tales actividades empresariales haya tenido relación ni vínculo de tipo alguno" con sus actividades políticas.

"La política es una actividad que debe ser en todo momento ejemplar también en la pedagogía y en las explicaciones", afirmó. Y "cuando así no ocurre, deben asumirse las responsabilidades correspondientes", agregó.

El ministro renunció también a su puesto como diputado en el Parlamento español y a la presidencia de la sección regional del PP en su Canarias natal.

"A partir del día de hoy dejo todo tipo de actividad política", precisó Soria, que había previsto comparecer el lunes ante el Parlamento para dar explicaciones más precisas sobre su presunta participación en empresas fuera de España.

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1958, Soria es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales y presidía el PP en Canarias desde octubre de 1999. Está casado y tiene dos hijos.

Es la última víctima política de los denominados "Panama Papers", un escándalo que estalló a principios de abril cuando un grupo de diarios internacionales divulgó más de un año de pesquisas sobre 11,5 millones de documentos filtrados del gabinete de abogados panameño Mossack Fonseca que destaparían la presunta evasión fiscal realizada por políticos, deportistas, artistas o aristócratas.

El primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, también se vio obligado a dimitir a raíz de la filtración.

 

PUB/IAM