El líder del Partido Socialista, Pedro Sánchez, someterá el 2 de marzo su programa de gobierno al Congreso de los Diputados, en Madrid, en un intento por ser investido presidente del gobierno, anunció este lunes el presidente de la cámara, Patxi López.

"He propuesto que el pleno de investidura sea el día 2 de marzo", anunció a los periodistas el presidente del Congreso, Patxi López, precisando que el debate podría prolongarse hasta el día siguiente.

Al término de ese primer debate de investidura, el candidato a formar gobierno debe obtener el apoyo de una mayoría absoluta de los 350 diputados.

De no lograr los 176 votos necesarios, se convocaría una segunda sesión dos días más tarde, en la que la elección debería hacerse por mayoría simple (más votos a favor que en contra).

Si dos meses después de la primera votación, es decir, el 2 o 3 de abril, ningún candidato hubiese logrado ser investido, habría que convocar nuevas elecciones legislativas, algo que no ha ocurrido nunca desde el retorno de España a la democracia, en 1978.

Los comicios del 20 de diciembre vieron la entrada histórica en el Parlamento de dos nuevas formaciones -Podemos y Ciudadanos-, dejando una cámara muy fragmentada, donde nadie tiene mayoría suficiente para gobernar.

El Partido Popular, de Mariano Rajoy, fue la fuerza más votada, pero perdió 67 de los 186 diputados que tenía desde 2011. El 22 de enero, Rajoy, de 60 años, declinó la propuesta del rey Felipe VI de someterse a la investidura por falta de apoyos. Tras una segunda ronda de consultas, el monarca confió la misión a Sánchez, de 43 años. Su partido sólo cuenta con 89 diputados, pero está negociando con otras formaciones en busca de apoyos.

"Una cosa es la investidura y otra poder gobernar", reaccionó Rajoy en Twitter, en referencia a la posible inestabilidad de un Ejecutivo socialista minoritario.

 

PUB/IAM