El autodenominado Estado Islámico ha perdido el 12% de su territorio a través de Irak y Siria este 2016, según un informe publicado el domingo 10 de julio por el grupo de investigación Information Handling Services (IHS), con sede en EEUU. Según se informa, el área ocupada por los militantes se redujo en un 14% en 2015 y un 12% en los últimos seis meses. IHS señala que el grupo sunita ahora controla un territorio de 68.300 kilómetros cuadrados, que es aproximadamente del tamaño de la República de Irlanda o el estado estadounidense de Virginia Occidental. "Estamos llegando a un punto en el que las áreas más grandes del territorio del Estado Islámico están rodeadas y aisladas del resto del califato", dice a Publimetro Columb Strack, analista principal del Monitor de Conflictos del IHS.

¿Por qué está perdiendo territorio el Isis?
- Creo que es una combinación del debilitamiento del Estado islámico y también de que los oponentes del grupo se están volviendo más fuertes y mejor organizados. La mayor parte de las recientes derrotas en Irak y Siria se lograron con el apoyo de la Coalición de EEUU y los asesores de las fuerzas especiales rusas y ataques aéreos. Al mismo tiempo, la focalización en las fuentes de financiamiento del Estado Islámico y los esfuerzos para reducir el acceso del grupo a nuevos reclutas y suministros que cruzan la frontera con Turquía han debilitado al Estado Islámico.
 
¿Qué provocan estas pérdidas?
- A medida de que el califato del Estado Islámico se encoge y se vuelve cada vez más claro que su proyecto de gobierno está fallando, el grupo está modificando las prioridades de insurgencia. Como resultado, por desgracia esperamos un incremento en los ataques con víctimas en masa y sabotajes a la infraestructura económica, a través de Irak y Siria, y más allá, incluyendo Europa. La probabilidad de captura de Manbij por las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF; por sus siglas en Inglés) apoyadas por Estados Unidos tendría un impacto importante en la capacidad del Estado Islámico de suministrar a Raqqa, y por extensión el resto de su territorio, con nuevos reclutas y suministros, lo que socava su capacidad para gobernar. La frontera turca es la única entrada y punto de salida viable para el califato, y un menor acceso desde la pérdida de Tal Abyad en junio de 2015 ha contribuido a aumentar la presión sobre la capacidad del Estado Islámico para financiarse.

Has dicho que el proyecto de gobierno de ISIS está fallando.
- Sí, el Estado Islámico está luchando para financiar el funcionamiento eficaz de su califato, como resultado directo de los ataques aéreos contra las fuentes de financiación del grupo, y su reducido acceso a nuevos reclutas y suministros que cruzan la frontera con Turquía. Cada vez se percibe más como si estuviera del lado de los perdedores, lo que también ha tenido un impacto en el reclutamiento para el grupo. Hemos observado un aumento en deserciones del Estado Islámico en el año 2016.
 
¿Es el hecho de perder tanto territorio un gran golpe para Isis?
- Algunas pérdidas tendrán un mayor impacto que otras en el Estado Islámico. Faluya fue menos crítica que el norte de Siria. Están poniendo todos sus esfuerzos en Manbij para mantener el acceso a la frontera turca. El área entre Raqqa y la frontera es fundamental para la supervivencia del proyecto de gobierno del Estado Islámico, y defenderlo es probable que sea una prioridad sobre todas las demás áreas, incluyendo Mosul.
El Estado Islámico está bajo una creciente presión en el norte de Siria, un área que IHS considera como tierra vital para el grupo, el que no puede permitirse el lujo de perder si su proyecto de gobierno pretende sobrevivir. Esto incluye Raqqa, la sede de la dirección del grupo y una ciudad modelo para su proyecto de gobierno, y las áreas que dan acceso a la frontera con Turquía, a través de los centros logísticos de Manbij y al-Bab.
 
¿Existe la posibilidad de que Isis pronto pueda perder Raqqa y Mosul?
- El grupo está ahora bajo una fuerte presión tanto en Irak y Siria, y en múltiples frentes. En Irak, el Estado Islámico dará prioridad a la defensa de Mosul y Tal Afar, pero los combatientes extranjeros y altos mandos en última instancia, serán propensos a moverse hacia el norte de Siria, donde la ofensiva SDF respaldada por Estados Unidos plantea la mayor amenaza para la viabilidad futura del propio califato.
 
¿Qué podemos esperar en el futuro?
- Las pérdidas territoriales hasta ahora han sido en su mayoría alrededor de los bordes del califato. Estamos llegando a un punto en el que la fragmentación se hace más probable, con esto me refiero a que grandes áreas de territorio del Estado Islámico están siendo rodeadas y aisladas del resto del califato. Hawija y sus alrededores son un probable primer ejemplo.

PUB/FHA