La familia Obama tendrá que dejar la Casa Blanca en enero, cuando sea efectivo el traspaso de poderes con el que sea elegido nuevo presidente o presidenta de los Estados Unidos.

Con esta decisión, Obama se convertirá en el primer presidente que al concluir su periodo en la Casa Blanca se quede a vivir en la capital estadounidense desde que lo hiciera en 1921 Woodrow Wilson.

Su nueva residencia podría ser una mansión de 2.500 metros cuadrados que data de 1928 y que tiene nueve dormitorios, según informó Playbook. Actualmente la casa, con suelos de madera, cocina gourmet y bodega, es propiedad de Joe Lockhart, ex secretario de prensa de la Casa Blanca en el gobierno de Bill Clinton, que la adquirió en 2014 por 4,7 millones de euros. Los Obama alquilarán esta vivienda, que tiene garaje cerrado para dos coches y abierto para otros ocho, situada en el distrito de Kalorama, durante al menos dos años, cuando Shasa debería terminar sus estudios.

La vivienda de estilo Tudor fue erigida en 1928 y renovada en 2011, según Washington Fine Properties. Cuenta con un amplio patio exterior con acceso a un garaje de dos plazas y un espacioso jardín. El sitio web Zillow estima el coste mensual del alquiler del inmueble en 22.000 dólares.

El presidente ya había anunciado que la familia permanecería en la capital del país hasta que su hija Sasha completara sus estudios secundarios. Su hija mayor, Malia, se tomará ahora un año libre antes de atender la Universidad de Harvard, en el norteño Massachusetts.

En Kalorama, el presidente se codeará con vecinos de bolsillos pudientes. Los ingresos medios por hogar del que será su nuevo código postal rozan los 108.000 dólares, según datos de la Oficina del Censo estadounidense. También es un área poco diversa, según estimaciones del Censo. El 82% de sus habitantes son blancos y apenas un 6% son afroamericanos.

 

PUB/IAM