Este año ha estado marcado por la crisis de refugiados y migrantes que se han movilizado a Europa para huir de la guerra en sus países y tener un mejor futuro.

Miles de personas han llegado a dicho continente y miles han fallecido en el Mediterráneo al arriesgar sus vidas en la peligrosa ruta.

Según la Organización Internacional para las Migraciones, en lo que va de año han muerto tres mil 671 personas en el Mediterráneo.

A pesar de la tragedia, decenas de países han aceptado a los refugiados sirios y les han dado una segunda oportunidad. Uno de esos países es Canadá.

El periódico local "The Star" reseñó algunas historias de refugiados que comenzarán una nueva vida lejos de la guerra. Les mostramos algunas a continuación:

1. "Siria, como pueden ver en las noticias, está toda destruida", contó Kalar Tavit, refugiada que llegó a Canadá junto con su pareja Koko Kouren. Estos estuvieron en Libia cuatro meses y hacía ocho que habían pedido asilo en Canadá. La pareja indicó que vivían bien en Siria pero que la guerra acabó con todo.

2. "Estoy muy feliz y muy triste", ese fue el comentario de Natalie Boudakian, una joven de 25 años al llegar a Canadá. Esta describió la situación como una agridulce y agregó que perdió a un tío y a varios amigos en la guerra.

3. "Dos de mis mejores amigos murieron en una bomba (explosión)", sentenció Caroline Sefilian, de 29 años. Esta indicó que iría de visita a Siria pero que ya no quiere vivir en su país. "¿Volver a vivir allí? No. He visto demasiado", destacó.

En la galería de fotos les mostramos más datos sobre la crisis de refugiados.