El grupo yihadista Estado Islámico (EI) atacó al ejército sirio con gas mostaza cerca de la ciudad de Deir Ezor (este), capital de la provincia del mismo nombre fronteriza con Irak, informó la agencia oficial Sana el lunes por la noche.

"Los terroristas de Dáesh [acrónimo del EI en árabe] atacaron el aeropuerto militar de Deir Ezor con obuses que contenían gas mostaza, provocando asfixia", informó la agencia.

Según fuentes estadounidenses y militantes sirios, el EI ya había utilizado en Siria y en Irak el gas mostaza, que causa dificultades respiratorias, ceguera momentánea y ampollas en la piel muy dolorosas.

El 60% de la ciudad de Deir Ezor se encuentra bajo control de los yihadistas del EI, quienes desde 2014 intentan apoderarse del aeropuerto militar, situado al sudeste de la localidad.

Los yihadistas del EI rodean prácticamente a más de 200.000 civiles, que reciben ayuda de aviones rusos.

El lunes, siete civiles, entre ellos tres mujeres, murieron en un bombardeo del EI contra dos barrios controlados por el régimen, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Esta oenegé, con una amplia red de fuentes en el país, no ha confirmado el ataque con gas mostaza.

Por otra parte, según el OSDH, el lunes, dos suicidas del EI asaltaron el pueblo de Jafra, cerca del aeropuerto. No dio un balance.

El control de la provincia de Deir Ezor es muy importante para el EI porque se sitúa entre la ciudad de Raqa, bastión del grupo, y la frontera iraquí, controlada en gran parte por los yihadistas.

PUB/CM