La organización Estado Islámico (EI) reivindicó este sábado uno de sus atentados más sangrientos cometidos en Kabul, matando a al menos 80 personas durante una manifestación pacífica de la minoría chiita hazara.

"80 personas murieron como mártires y 231 resultaron heridas", indicó en un comunicado el ministerio del Interior afgano.

Un fotógrafo de la AFP presente en el lugar de los hechos vio "decenas de cuerpos", muchos de ellos "desmembrados".

"Cuando llegué al lugar vi decenas de cuerpos, pude contar más de veinte, algunos totalmente desmembrados", dijo este fotógrafo.

Según un portavoz adjunto del ministerio del Interior contactado por la AFP, la explosión que golpeó a una marcha de la minoría hazara fue "probablemente resultado de un atentado suicida cometido por un kamikaze que iba a pie", en medio de la multitud.

Miles de manifestantes de la comunidad chiita hazara salieron a manifestar pacificamente el sábado por la mañana contra un proyecto de línea de alta tensión, que no incluye a su territorio, en la provincia de Bamiyan (centro).

PUB/NL