Un joven australiano fue al baño y nunca imaginó que acabaría en un hospital. Esto luego de que una araña venenosa lo mordiera en el pene mientras orinaba en el baño portátil de una construcción en Sidney.

Los compañeros del hombre de 21 años llamaron rápidamente a una ambulancia, pero la víctima logró trasladarse por sus propios medios hasta la sala de urgencias del Hospital de San Jorge, en las inmediaciones de la obra.

De acuerdo con el diario británico “BBC”, el joven fue internado para recibir tratamientos y más tarde fue dado de alta, con un estado de salud estable.

El arácnido que atacó al australiano era una Redback (espalda roja), que con una mordedura puede provocar dolor intenso, hinchazón; irritación; parálisis y en casos extremos, sobre todo en niños, puede ocasionar la muerte.

Generalmente, esta araña habita cerca de los hogares humanos donde comen insectos y arañas más pequeñas.