Para estos niños, ir cada día al colegio es toda una aventura, y no precisamente divertida. Los menores de Auler, un pueblo al suroeste de China, deben escalar cada día una montaña de 800 metros para poder llegar allí.

Algunos de ellos solo tienen seis años y ya deben enfrentarse a este desafío. En uno de los tramos cuentan con una escalera como ayuda, pero en otra zona solo pueden sujetarse en piedras y el riesgo de resbalar es muy alto.

Ante la dificultad que supone para los menores, se ha acordado que solo hagan el camino de vuelta a sus casas dos veces al mes, por lo que en la escuela también comen y pernoctan.

Las imágenes de los niños escalando la montaña se han hecho virales en el Internet chino después de que el fotógrafo Chen Jie realizara la ruta con ellos y se difundieran en un periódico.

Según explica el periódico "The Guardian", las autoridades ya se han comprometido a abordar la situación para evitar una tragedia.

 

PUB/IAM