El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, estimó el miércoles que el próximo voto del Parlamento Europeo sobre la suspensión del proceso de adhesión de Turquía a la Unión Europea (UE) no tiene "ningún valor".

Previsto para el jueves, este voto, que es no vinculante, podría agravar las tensiones entre la UE y Turquía. Las autoridades turcas son blanco de las críticas europeas sobre la situación de los derechos humanos en el país.

"Querría decir delante de esta tribuna, dirigiéndome a todo el mundo que nos ve por la televisión, que este voto no tiene ningún valor, sea cual sea el resultado", declaró Erdogan en un discurso durante una reunión de la Organización de la Cooperación Islámica (OCI) en Estambul.

Los principales grupos políticos del Parlamento Europeo - conservadores, socialistas, liberales y verdes - son favorables a una suspensión de las negociaciones para la adhesión de Turquía tras la represión que están llevando a cabo las autoridades del país después de la intentona golpista del 15 de julio.

Los eurodiputados deberán pronunciarse en una sesión plenaria en Estrasburgo sobre un proyecto de resolución, apoyado por estos cuatro grupos, que pide a la Comisión Europea y a los Estados miembros una "congelación provisional" de las negociaciones con Turquía, iniciadas en 2005.

En su texto, los grupos afirman que "la reintroducción de la pena capital por el gobierno turco tendría como consecuencia dirigirse a una suspensión oficial del proceso de adhesión".

No obstante, la mayoría de los Estados miembros de la UE, así como la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, se oponen a la interrupción de estas negociaciones.

 

PUB/IAM