"Que sepan los pueblos del mundo cómo CNN conspira contra presidentes y gobiernos antiimperialistas. Yo dije siempre que CNN es vocero, del imperio, vocero del sistema capitalista, y lamento mucho que algunos hermanos periodistas se presten a delitos", apuntó el mandatario en una conferencia de prensa.

Morales detalló que el periodista Fernando del Rincón llegó a principios de mayo a Bolivia para entrevistar al supuesto hijo.

Con tintes de televonela latinoamericana, la existencia del pequeño puso en vilo a Bolivia en febrero pasado, cuando se reveló su nacimiento. Morales reconoció entonces que nació en 2007, siendo ya presidente, pero que al poco tiempo murió, mientras la mujer insistió hasta hace poco en que seguía con vida.

Sin embargo, tanto la Fiscalía como el vicepresidente Álvaro García aseguraron que nunca existió el niño y Zapata confirmó a principios de junio que el pequeño murió y culpó a uno de sus abogados de urdir la idea.

La mujer, que hasta ahora se había negado a presentar a su hijo, se encuentra detenida desde finales de febrero acusada de enriquecimiento ilícito.

En las últimas semanas, la Fiscalía aseguró que familiares de Zapata intentaron hacer pasar a otro niño por el hijo fallecido para la entrevista con CNN.

Morales aseguró que esa labor periodística tenía móviles políticos.

"CNN con su presentador Fernando del Rincón y los operadores de esa entrevista son coautores de los siguientes delitos: apología pública de un delito, asociación delictuosa, encubrimiento y complicidad", afirmó.

Además, adelantó que la Fiscalía convocará al mencionado periodista, luego de que el fiscal Ramiro Guerrero señalara hace dos semanas que pedirá a la cadena internacional de noticias explicaciones sobre la entrevista, que nunca llegó a salir al aire.

Otros medios bolivianos también fueron convocados por un juez local para que revelen los nombres de los periodistas que investigan el caso Zapata-Morales, que ha empañado la imagen del mandatario.

Organizaciones de medios han protestado por estas acciones que, dicen, buscan limitar la libertad de prensa.

 

PUB/IAM