"El presidente está en condiciones físicas como para irse de alta y completar el tratamiento y continuar la fisioterapia diaria a partir de mañana en casa presidencial", dijo a la prensa Gastón Cornejo, director de la clínica privada Los Olivos en Cochabamba (centro).

Un distendido Morales recibió a los periodistas, tendido en una camilla y con un aparato inmovilizador en la pierna izquierda.

"Estoy muy bien, esperando la recuperación y pronto golear nuevamente como siempre", dijo sonriente el mandatario, tras afirmar que estará concentrado en recuperarse a la brevedad posible.

Los galenos destacaron la favorable evolución de Morales señalando que lo que amerita por el momento es "reposo y fisioterapia" y ante la insistencia del mandatario sobre cuándo podría volver a la práctica del fútbol, se le respondió que "en unos 6 meses estará volviendo a jugar".

El gobernante bromeó con los periodistas que hacían la cobertura. "¿Cuándo les goleamos?", les preguntó, para afirmar después. "No hay equipo para mí".

Morales sufrió el pasado fin de semana una rotura de ligamentos cruzados en la rodilla izquierda, lo que obligó a practicarle una cirugía reconstructiva de ambos ligamentos y reparación de meniscos.

A consecuencia de esta emergencia médica, el mandatario boliviano canceló un viaje a Bruselas que debía realizar esta semana para entrevistarse con autoridades de la Comisión Europea.

Morales, de 56 años de edad, es un apasionado futbolista aficionado que suele hacer televisar sus partidos de fútbol en el canal estatal, cada vez que inaugura campos deportivos o viaja de visita al exterior.

 

PUB/IAM