El presidente Evo Morales afirmó en una entrevista con el diario La Jornada de México que no está preparado para irse a casa, consultado acerca de su futuro después de que el 21 de febrero de este año un 51% de la población dijera No a otra reelección continua.

"Su periodo como Presidente llega hasta finales de 2019. El referendo para permitirle presentarse a una nueva elección fue ganado por escaso margen por sus opositores. ¿Qué sigue?”, preguntó La Jornada, y Morales respondió: "Yo no estoy preparado para irme a casa. Lo que hemos hecho en el tema desarrollo y en el tema político es un récord”.

"El movimiento social planteó este tema del referendo. Y la derecha lo enfrentó en base de mentira, de codicia. Inventó una mujer y un niño, y dijo que era hijo de Evo. Es más, dijo que el niño había muerto. Todo era mentira. Y ahora que se investigó resulta que ni siquiera había habido niño. Pero ya quedó la calumnia. La prensa se comportó como un cártel de mentiras. El tema estaba bien organizado. Lo planificaron con anticipación”, justificó.

Morales está inhabilitado constitucionalmente para presentarse a las próximas elecciones presidenciales, ya que el 21 de febrero perdió un referéndum que planteaba modificar la Carta Magna para optar a un mandato más.

No obstante, diversos dirigentes del gobierno, su partido Movimiento al Socialismo (MAS) y movimientos sociales afines se han mostrado favorables a hacer un nuevo referéndum o buscar otra fórmula para permitir que el presidente, en ejercicio ininterrumpido desde 2006, pueda estar en las papeletas en 2019.

Una reciente encuesta para Página Siete muestra que el 73 % de los encuestados cree que Morales no respetará los resultados del referéndum y tratará de presentarse a las próximas elecciones.

“Aunque hayamos perdido la gente dice: Evo, tú debes seguir hasta 2025. Y me dicen: la vida de Evo no depende de Evo. Evo es del pueblo. Evo debe someterse al pueblo”, dijo el presidente boliviano.

“Mi sueño es que acaba mi periodo, me voy a mi chacra, a mi cabañita, a compartir con los dirigentes los buenos y los malos momentos. Ese es mi deseo. Pero siempre he respetado la decisión del pueblo. Una parte de la misma derecha dice: sin Evo, ¿qué va a ser de Bolivia?”, agregó.

PUB/IAM