El ex embajador de Bolivia en Paraguay, Rosendo Alpiri Nomine, se encuentra refugiado en Calama y desde ahí aseguró ser "perseguido político" del gobierno boliviano de Evo Morales, a quien ha acusado de estar al tanto de corrupciones y casos de sobornos dentro de los programas de gobierno de ayuda indígena. Esto, de acuerdo con información publicada por el diario boliviano El Deber.

Alpiri Nomine, quien fue acusado de haber presentado un proyecto fantasma en el Fondo Indígena, destinado a apoyar económicamente a empredimientos de personas de los pueblos originarios bolivianos, aseguró que fue injustamente acusado en el caso, argumentando su incapacidad de defenderse por estar ocupando un cargo diplomático. Además, acusó a Morales de hacer oídos sordos a la corrupción en este y otros programas destinados a la ayuda indígena.

"Denunciamos que había corrupción en 2013, había malversación de fondos y mala ejecución de proyectos, muchos técnicos pedían coima para agilizar las firmas de aprobación de los proyectos. Esto se informó al Presidente", aseguró Alpiri Nomine, indígena oriundo del pueblo ayoreo.

"Estoy pensando en pedir asilo", afirmó, a la vez que acusó al gobierno de Morales de destruir el movimiento indígena de tierras bajas, de haber perseguido y detenido a sus principales dirigentes y de haber arremetido contra las instituciones. "El movimiento está descuartizado", puntualizó.

PUB/FHA