La ex espía alemana Marita Lorenz dio a conocer en una entrevista detalles de su relación íntima con el líder cubano Fidel Castro.

En diálogo con el semanario francés Paris-Match señaló que conoció a Castro mientras viajaba en el crucero de su padre en La Habana, en donde observo a un grupo de uniformados que se acercó a la nave.

"Me fijé en el mayor de ellos, que fumaba un puro, y le pregunté qué quería. 'Subir al barco para verlo', respondió. Y yo le dije: 'De acuerdo, suba'", relató.

"Él me preguntó dónde estaba mi camarote. Una vez allí, tras abrir la puerta, me empujó al interior, me atrajo hacia sí y me abrazó. Ese fue mi primer beso con un hombre", señaló la mujer, quien indicó que tras esto comenzaron una relación amorosa de ocho meses.

Respecto a su primer encuentro, afirmó que "estaba subyugada. ¡Fidel desprendía una fuerza seductora enorme! No llegamos a hacer el amor, pero casi".

Pese a esto, aseguró que el cubano no era tan buen amante. "Era más interesante durante las caricias que durante el acto sexual propiamente dicho. Pero los dictadores son todos así", agregó.

Por último, Lorenz expresó que como toda pareja, ellos tuvieron conflictos. "Nunca jugué a pedirle caprichos o a presionarlo, con él no funcionaba. Tenía que ser lo que él decidía", remató.

Cabe mencionar que la alemana sostuvo posteriormente un romance con el dictador venezolano Marcos Pérez Giménez.

PUB/CM