Un tribunal egipcio condenó este sábado a cadena perpetua al presidente islamista derrocado Mohamed Mursi en un caso de espionaje a favor de Catar, constató un periodista de la AFP.

Mursi, derrocado en julio de 2013 por el ejército y ya condenado a cadena perpetua y a pena de muerte por otros casos, comparecía junto a 10 coacusados por la presunta entrega a Catar de "documentos relativos a la seguridad nacional", según el acta de acusación.

Mursi fue condenado a cadena perpetua, que en Egipto equivale a 25 años de detención, por dirigir una "organización ilegal". También fue declarado culpable por haber "sustraído documentos secretos relativos a la seguridad del Estado", indicó a la AFP su abogado Abdel Moneim Abdel Maqsud.

Fue absuelto sin embargo de la acusación de espionaje, un cargo por el que sí fueron condenados a pena de muerte seis de sus coacusados.

Se trata del cuarto proceso judicial contra Mursi, perteneciente a la cofradía de los Hermanos Musulmanes, calificada de "terrorista" por las autoridades. Mursi ya fue condenado a la pena de muerte, a cadena perpetua y a 20 años de prisión en tres juicios distintos.

Desde que el exjefe de las fuerzas armadas y actual presidente Abdel Fatah al Sisi derrocara a Mursi, sus partidarios sufren una sangrienta represión en Egipto.

 

PUB/IAM