El expresidente israelí Shimon Peres, de 93 años, sigue muy grave y está en "estado crítico" este miércoles tras sufrir un importante accidente vascular cerebral que hace que se tema por la vida del político, último de los padres fundadores de Israel que sigue vivo.

Desde que se conoció el martes que Peres había tenido un accidente vascular cerebral, su evolución tiene en vilo a Israel.

"Peres pasó la noche sin más incidentes, se encuentra estable pero todavía en estado grave", dijo a la prensa el profesor Yitzhak Kreiss, director del hospital Tel Hashomer donde está ingresado el noveno presidente israelí y premio Nobel de la Paz, en Ramat Gan, muy cerca de Tel Aviv.

"Vamos a trasladarlo a la unidad de cuidados intensivos de neurocirugía", dijo el médico a los periodistas que esperaban en el hospital.

Por su parte, el médico personal de Peres, Raphy Walden, dio algunos signos de esperanza.

"Su condición es crítica pero está estable", dijo a la prensa en una conferencia telefónica Walden, que además de médico tratante es el yerno de Peres. "Las posibilidades de que sobreviva son bastante buenas", agregó.

"Cuando interrumpimos brevemente la administración de los sedantes, él reaccionó y aparentemente entendía lo que le decíamos", aseguró en una conferencia de prensa anterior. "La próxima vez que intentemos quitarle los sedantes, espero que podamos establecer contacto con él", agregó.

Durante la tarde se realizará otro intento de suspenderle la sedación y se espera que a las 16H00 hora local (13H00 GMT) se emita un nuevo parte.

Actualmente Peres permanece en la unidad de cuidados intensivo donde respira con la ayuda de un ventilador.

"Todo el pueblo espera"

Los familiares de Peres recibieron mensajes de apoyo de todo el mundo, declaró su hijo.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reaccionó rápidamente a la noticia de la hospitalización, acaecida el día del aniversario de la firma en Washington, en 1993, de los primeros acuerdos de Oslo, de las que Peres fue uno de los artífices.

"Le deseo al expresidente una recuperación rápida. Shimon, te queremos y todo el pueblo espera tu recuperación", escribió Netanyahu en su página de Facebook.

"Sigo con preocupación las noticias del hospital", reaccionó Reuven Rivlin, que sucedió a Peres en la presidencia del país en 2014, "y rezo con todo el pueblo por la recuperación de mi amigo Shimon".

"Te deseamos, nuestro querido expresidente Shimon Peres, una recuperación rápida para que puedas, de nuevo, ofrecernos tus sabias palabras", tuiteó el jefe de la oposición laborista, Isaac Herzog.

El enviado especial de la ONU para Oriente Medio también expresó su preocupación.

"Mis pensamientos y mis oraciones están con el presidente Shimon Peres para su rápido restablecimiento. Un patriarca de la paz y del progreso", dijo en Twitter Nickolay Mladenov.

Peres sufrió en enero pasado dos alertas cardíacas en diez días. Fue hospitalizado el 14 de enero tras un accidente cardiovascular menor, que requirió la implantación de un catéter para ensanchar una arteria. Salió del hospital al cabo de cinco días. Pero volvió después a causa de una arritmia.

El secreto de la longevidad

Shimon Peres, uno de los artífices de los acuerdos de paz de Oslo de 1993, fue galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1994, conjuntamente con el ex primer ministro israelí Yitzhak Rabin y el ex presidente palestino, Yasser Arafat, ambos fallecidos.

Último político vivo de la generación de los padres fundadores de Israel, Peres, ministro dentro de numerosos gobiernos, asumió en varias ocasiones el cargo de primer ministro y, después, el de presidente del Estado de Israel de 2007 a 2014. Prácticamente ocupó todos los cargos de alto nivel en el país, desde la Defensa, pasando por las Finanzas y también la política exterior.

A sus 93 años, ha seguido siendo una figura muy activa a través de su Centro Peres para la Paz, que promueve la convivencia entre judíos y árabes.

Entre sus dos ingresos en el hospital en enero, afirmó su voluntad de "volver al trabajo" y "continuar sirviendo a nuestro bello país que tanto amo".

Presente en la escena política desde la creación de Israel en 1948, un día confesó que el secreto de su longevidad consiste en hacer gimnasia cada día, comer poco y beber uno o dos vasos de buen vino.

La noticia coincidió con una etapa del conflicto palestino-israelí, que tanto ocupó a Peres, particularmente sombría: no hay perspectivas de solución a la vista y la idea de que los acuerdos de Oslo están muertos va ganando terreno poco a poco.

PUB/NL