Un retrato del último zar de Rusia, Nicolas II, que estuvo escondido durante casi un siglo detrás de una imagen del padre de la Revolución Rusa, Lenin, va a ser expuesta muy pronto en San Petersburgo, anunció este viernes el equipo de restauradores.

"El retrato del emperador vestido de gala realizado por Ilia Galkin en 1896 estuvo escondido durante casi 90 años detrás de otro retrato: el de Lenin, pintado en 1924 por otro artista, Vladislav Izmailovich", dijo a la AFP Tatiana Potseluieva, responsable del equipo que restauradores que durante tres años se encargó de reconstituir la tela. 

El gigantesco retrato de Lenin de cuatro metros por tres, representado delante de la fortaleza de Pedro y Pablo en San Petersburgo, permaneció durante años en la sala de la escuela 206 de la antigua capital imperial. La institución fue primero un instituto de comercio y después de un colegio. 

La pintura permaneció en su lugar durante casi un siglo, aunque durante la década de 1970 fue dañada por error. 

Sin embargo, la restauración no comenzó hasta 2013 cuando los expertos de la Academia Nacional de Arte y de Industria Stiglietz de San Petersburgo descubrieron la doble identidad del cuadro. 

La imagen del último zar de Rusia, asesinado junto a su familia por los bolcheviques en 1918, apareció bajo una capa de pintura soluble al agua. "¡Estábamos verdaderamente sorprendidos!", recordó Tatiana Potseluieva.

El pintor soviético Vladislav Izmailovich (1872-1959), autor del retrato de Lenin, pintó como si a propósito hubiera querido no destruir la obra de su predecesor y camufló a propósito la obra. 

"Normalmente, cuando se pinta por encima de una tela, se destruye la imagen que había. Aquí, el pintor la conservó, haciéndola desaparecer bajo una capa de pintura soluble al agua, antes de pintar encima del reverso" del cuadro, explicó la restauradora. 

"Pareciera como si hubiera esperado que un día el retrato de Nicolas II fuera descubierto", dijo entusiasta. 

El rector interino de la Academia, Vassili Kitchedji, dijo que Vladisslav Izmailovich arriesgó mucho no destruyendo el original. 

La tela, que ahora presenta los dos retratos, será expuesta al público a finales de mes de noviembre en los muros de la Academia Stiglietz.

PUB/FHA