El número de muertos por el ataque explosivo a una boda kurda en la ciudad turca de Gaziantep se elevó a 54, después de que tres personas gravemente heridas murieran en el hospital la mañana del lunes, 22 de agosto. Según los informes, 29 víctimas eran menores de 18 años, a la vez que un informe oficial decía que 22 eran menores de 14. El atacante suicida era un niño de entre 12 y 14 años de edad, según dijo el Presidente, Recep Tayyip Erdogan, culpando al llamado Estado islámico del ataque del sábado. Joseph Fitsanakis, experto en inteligencia y contraterrorismo de la Agencia de Inteligencia Europea, da su visión sobre el trágico suceso.

¿Por qué la boda era un objetivo?
-No hay ninguna razón específica de porqué se eligió esa boda especial para el ataque. Cualquier boda habría sido adecuada para el propósito del Estado Islámico. La boda fue elegida debido a la brutalidad asociada con la destrucción de la vida de una pareja de jóvenes en lo que suele ser el día más feliz de sus vidas. La clara advertencia aquí es que la interrupción no dejará nada sin tocar si los kurdos siguen luchando contra el Isis, incluso algo tan sagrado como una boda va a ser un objeto de ataque. En segundo lugar, el Estado Islámico está tratando de ampliar la división entre Turquía y los kurdos, demostrando que el estado turco es incapaz de proteger a su población kurda de ataques. Los kurdos ya  resienten la “política blanda” de Turquía en el Estado Islámico, como normalmente Ankara ha visto al gobierno de Bashar al-Assad en Damasco mucho más como una amenaza que el fundamentalismo islámico. Este último ataque sólo intensificará esa ira profunda que sienten los kurdos contra el Estado turco.

El atacante suicida era un niño de entre 12 y 14 años de edad. ¿Se ha vuelto más popular el uso de niños como terroristas?
-Si los informes son exactos, la utilización de niños para llevar a cabo el atentado de Gaziantep no es en sí único, o particularmente importante. Tampoco representa un nuevo método, ya que el Estado Islámico ha usado a niños antes, en la guerra, ejecuciones y ataques suicidas contra objetivos duros y blandos. Lo que importa aquí es el patrón. Si vemos que el Isis utiliza cada vez más a niños en atentados suicidas o en la guerra, puede significar dos cosas: en primer lugar, que tienen dificultades para reclutar hombres sanos para las misiones. En segundo lugar, puede significar que los reclutas adultos Isis son cada vez menos, por lo que la organización está tratando de preservarlos para las batallas decisivas.

¿Los niños son un blanco fácil para los reclutadores?
-Los niños son un blanco fácil para los reclutadores por la obvia razón de que son jóvenes e impresionables. Su realidad puede, por tanto, fácilmente ser el blanco de cuentos fantásticos de lo sobrenatural, con los que Isis es muy fuerte. Al mismo tiempo, sin embargo, aunque son fáciles de reclutar, los niños no son necesariamente muy confiables en la guerra o el terrorismo. Pueden asustarse fácilmente, puede cambiar de opinión en el último momento, y no mantener la calma bajo presión. Hay varios ejemplos de niños o adolescentes que fueron reclutados para las operaciones suicidas y finalmente se rindieron después de cambiar de opinión.

¿Cómo poner fin a estas matanzas?
-Tales matanzas no pueden ser terminadas. Sólo pueden estar limitadas por la policía y cuidadosas labores de inteligencia. En el caso de Turquía, sin embargo, esto será difícil. La policía del país, la inteligencia y las estructuras militares se han debilitado significativamente tras el fallido golpe de Estado del 15 de julio. Miles de funcionarios públicos, agentes de policía, inteligencia y operativos militares han sido despedidos, degradados o encarcelados. El estado, que se está convirtiendo cada vez más en sinónimo del partido AKP del Presidente, Recep Tayyip Erdogan, está demasiado ocupado con la preservación de su propia estabilidad como para centrarse en la lucha contra la propagación del terrorismo de Siria.

PUB/FHA