Las encuestas daban como ganadora a Hillary Clinton y eso no sucedió. Donald Trump se convirtió en el Presidente de los Estados Unidos y para la opinión mundial, fue un golpe inesperado. El abogado y analista político, Roberto Munita señala que hay que ser cautos antes de criticar los resultados de las encuestas de manera tan temprana, ya que no es un sistema de votación convencional. “En cada Estado, cada elección tiene su propia dinámica, su propia lógica y sus propios resultados. De hecho, por eso es que los votos electorales se cuentan como un todo”, explica Munita. “Para ver si las encuestas le apuntaron o no, no hay que irse al voto nacional, si no que al voto por Estado. Aún no he hecho el estudio, pero sería interesante analizar qué tan lejos estuvieron. Porque puede que en algunos Estados si hayan estado en lo correcto”, menciona el analista, agregando que no quiere ser tan drástico con las encuestas en este momento. “El análisis hay que hacerlo, pero es muy apresurado hacerlo hoy día.  Nos vamos a demorar algunos días en entender qué es lo que pasó”, señaló.

Voto como manifestación de rechazo

Según el profesor de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, Gonzalo Muller, el voto en Estados Unidos fue más que nada un voto de rechazo a Hillary Clinton. “Esta fue una elección en la cual dominaron los temas internos, propios del país, y eso explica el voto Trump. Era un voto de malestar, más que de adhesión a las posiciones que él planteaba”, explica el académico. “Esto fue un rechazo al partido demócrata y al sistema político de EE.UU. No les importo lo que se dijera de Trump, ni que todos los medios lo atacaran. No querían más de lo mismo”, agregó, señalando además que  la victoria de Trump es una derrota del establishment, tanto económico, mediático y político.  

Según el experto, había un malestar incubado en Estados Unidos hacia todo el sistema y Trump supo leer e interpretar ese malestar. Sin embargo, Muller señala que esto traería consigo un problema: ¿Qué hace uno con un presidente generado desde el malestar? ¿Cómo gobierna? “Uno puede entender que fue elegido como una señal de rechazo al sistema  político, a los abusos desde la política, desde la economía y desde los medios. La gran pregunta es qué va a hacer ahora que ganó. Los electores norteamericanos no tienen ni siquiera claro si quieren que cumpla con lo que anunció o de las propuestas que hizo”, comenta el analista político, Gonzalo Muller.

Un discurso para los norteamericanos

Ambos expertos señalan que el discurso de Trump, mal visto desde el exterior, apuntaba a fraternalizar con el malestar del estadounidense promedio. Roberto Munita consiera que Trump supo hacer una muy buena campaña. “Fue una campaña que conectó con los electores, con el gringo medio, tomó un nicho muy importante, que era el gringo blanco, de clase media y media baja. Aquél que ve con malos ojos el avance de las minorías raciales, porque han implicado perdidas de trabajo y cambios culturales a los que no estaba acostumbrado”, señala el abogado y analista político Roberto Munita.

En la misma línea, el académico de la UDD, Gonzalo Muller señala que el candidato y ahora Presidente electo de los EE.UU., Donald Trump, dijo lo que sentía y creía que necesitaba para ganar. “Ahora lo que va a ser es buscar lo que necesita para gobernar, no creo que lo quiera hacer mal. Vamos a ver un Trump distinto. Que de hecho ya en su discurso de anoche ya se vio distinto. Fue un discurso más consiliador”, señaló el académico. Sobre cómo se va a desarrollar su gobierno, Muller cree que el partido republicano va a ser un buen freno, dado a que Trump los representa y a que, por otra parte, ellos obtuvieron el control del Congreso.

Según el experto, una lectura fácil dice que el partido republicano ganó todo. Sin embargo, es enfático en señalar que eso es una lectura errada. “El partido republicano ganó el congreso, Trump ganó la presidencia. Son dos cosas distintas. Y lo más probable es que el control que tiene en el Congreso el partido republicano, se transforme en un contrapeso necesario al Trump más antisistema”. Recordemos que hay senadores republicanos que tienen una relación distante con Trump, por lo que Muller piensa que el nuevo Presidente “va a tener que recuperar  el vínculo y si quiere contar con esa mayoría va a tener que ceder con varias cosas que dijo durante la campaña”.