Una explosión sacudió la noche del sábado un elegante barrio de Nueva York y dejó 29 heridos, pero las autoridades destacaron que no tenían pruebas de que se tratara de un ataque terrorista.

El estallido se registró frente al edificio del número 131 de la calle 23 Oeste del elegante barrio de Chelsea a las 20H30; una hora de mucho ajetreo en esa área plena de colmados bares y restaurantes y lujosos apartamentos.

El alcalde Bill de Blasio dijo que no hay de momento indicios de una acción terrorista.

La explosión se registró a dos días de que líderes mundiales encabezados por el presidente Barack Obama converjan en Nueva York para la Asamblea Anual, la cual normalmente transcurre blindada por draconianas medidas de seguridad.

El alcalde de Blasio dijo que no hay de momento evidencias que supongan una acción terrorista y aseguraron que la ciudad de 8,4 millones de habitantes no estaba bajo ninguna amenaza específica.

"Por el momento no hay pruebas de vínculos con el terrorismo, es información preliminar", dijo De Blasio en una conferencia de prensa.

"Creemos que fue intencional. En cuanto podamos especificar qué causó la explosión, lo informaremos", dijo De Blasio.

La investigación podría revelar otras ramificaciones: la Policía hizo referencia a "un posible segundo artefacto" encontrado en la calle 27, no lejos del lugar de la explosión, pero no dio más detalles.

El artefacto fue "retirado sin problemas por la Policía para realizar análisis más amplios", señaló el jefe de la Policía neoyorquina, James O'Neill.

Nueva York se ufana de ser la más segura de las grandes ciudades estadounidenses. Los crímenes violentos son raros en Manhattan y por todas partes se aplican normas de vigilancia desde que en 2001 un ataque terrorista destruyó las Torres Gemelas.

Cualquier ataque terrorista en Nueva York tendría un fuerte impacto en la ya muy peleada elección presidencial de noviembre.

El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, dijo en un acto en Colorado Springs que "una bomba estalló en Nueva York" y afirmó: "debemos ser muy, muy rudos".

Su rival demócrata, Hillary Clinton, no demoró en contragolpear. "Siempre lo más sabio es esperar a tener información antes de sacar conclusiones", dijo.

De Blasio dijo que por el momento "no hay ninguna amenaza específica y creíble de alguna organización terrorista contra la ciudad de Nueva York".

Obama "ha sido informado" de la explosión y recibirá actualizaciones a medida que surjan informaciones, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

De los 29 heridos, 24 fueron llevados a hospitales con cortes y rasguños provocados por vidrio y metal, dijo el comisionado del departamento de Bomberos, Daniel Nigro. Uno de los heridos está grave.

Un periodista de la AFP en el lugar dijo que la policía bloqueó el área y cerró la estación de metro más cercana. Varios helicópteros sobrevolaban el área.

Una foto divulgada por una cadena de televisión de Nueva York mostró vidrios hechos añicos ante el umbral de un edificio aparentemente alcanzado por el estallido.

Sin vínculo con la bomba de Nueva Jersey

Por su parte, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, llamó "a todos los neoyorquinos a mantener, como siempre, la calma y estar vigilantes".

De Blasio indicó que por el momento se desconoce si este estallido está vinculado con otro registrado horas antes en Nueva Jersey.

Una bomba artesanal colocada en un tacho de residuos explotó sin dejar heridos en el recorrido de una multitudinaria carrera organizada en Nueva Jersey por el Cuerpo de Marines.

El artefacto estaba programado para explotar en el momento en que centenares de corredores de esta competencia de 5 km pasaran cerca del cubo de basura.

Pero la partida de la carrera se demoró y la explosión no produjo ningún herido, precisó Al Della Fave, portavoz del fiscal del condado de Ocean.

James O'Neill dijo que "sobre la base de las informaciones disponibles hasta ahora, no existían vínculos" entre ambas explosiones.

Tanto el FBI como unidades antiterroristas fueron desplegadas en el área de la explosión del sábado, confirmaron las autoridades.

PUB/NL