En agosto, la foto de John Unger y su perro Schoep en el Lago Superior, Winsconsin, circuló por todo el mundo.

Unger llevaba a su perro de 19 años al lago todas las noches para calmar el dolor que le causaba la artritis y no lo dejaba dormir.

Huffington Post reportó que personas conmovidas por la historia de Schoep enviaron cartas, alimento para perros, mensajes de apoyo y dinero a Unger, que no podía continuar pagando el tratamiento del perro.

En solo dos meses, las donaciones sumaron 25 mil dólares. Schoep recibe ahora terapia laser una vez por semana, además de medicamentos para el dolor y glucosamina.

Para agradecer por el apoyo que recibieron, Unger creó la Schoep Legacy Foundation, para ayudar a otros dueños de mascotas con problemas similares.