La Fiscalía de Brasil solicitó el lunes autorización a la corte suprema para investigar al líder opositor y excandidato presidencial, Aecio Neves, para determinar si se benefició de un esquema de corrupción en una generadora estatal de electricidad.

"El fiscal general, Rodrigo Janot, pidió la apertura de una investigación contra el senador Aecio Neves (PSDB) por los eventuales delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero", afirmó el Ministerio Público en un comunicado.

El pedido de indagar a Neves surge de las declaraciones hechas por el senador Delcidio Amaral, ex líder del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) en la Cámara alta, quien aceptó colaborar con las autoridades tras pasar cerca de tres meses en prisión.

Amaral fue acusado de ofrecer una mesada y un plan de fuga a un exdirectivo de Petrobras detenido, a cambio de que no hablara con la Justicia.

En su testimonio, el senador afirmó a los investigadores que Neves se benefició "sin dudas" de un esquema de sobornos que operaba en la empresa estatal de electricidad Furnas, en el que estarían involucradas las mismas constructoras que participaron de la red de fraudes y coimas que ocasionaron más de 2.000 millones de dólares en pérdidas a Petrobras.

En el pedido de investigación contra Neves, el fiscal Janot también menciona la existencia de mecanismos creados para "mantener y ocultar valores en el exterior", más precisamente en Suiza y el Principado de Lichtenstein.

- Otros investigados -

El despacho de Neves, de su lado, negó que éste hubiera cometido delitos.

"Las referencias al nombre del senador Aecio fueron todas porque (Amaral) 'oyó decir', no existe ninguna prueba o indicio de cualquier irregularidad que haya sido cometida por él", afirmó la asesoría de prensa del líder opositor en un comunicado.

"Se trata de temas viejos, que ya fueron objeto de investigaciones anteriores, cuando fueron archivados, o de temas que no guardan ninguna relación con el senador", añadió.

Además de Neves, el fiscal general pide abrir una nueva investigación contra el actual ministro de Comunicaciones de Rousseff, Edinho Silva, acusado de cometer irregularidades como tesorero de la campaña de reelección de la mandataria en 2014.

"Siempre actué de forma ética, correcta y dentro de la legalidad. Las afirmaciones del senador Delcidio Amaral son mentiras escandalosas", replicó Silva en una nota oficial.

El procurador también solicita autorización para una nueva indagatoria contra el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, por haber impulsado cambios en la legislación del sector energético en su propio beneficio.

Cunha, que será juzgado por la corte suprema acusado de haber cobrado sobornos en el escándalo de Petrobras, dijo mediante su asesoría que no se pronunciaría al respecto de esta nueva investigación.

En su escrito dirigido a la corte, el fiscal Janot recuerda a los jueces su pedido -aún pendiente de deliberación- para que aparten a Cunha de la presidencia de Diputados por entender que utiliza "su cargo para interés propio y fines ilícitos".

La llamada "delación premiada" del senador Amaral desató un sismo político en Brasil al involucrar en la trama de Petrobras a Rousseff, su antecesor Luiz Inacio Lula da Silva, y al vicepresidente Michel Temer. Ninguno de ellos está siendo investigado formalmente por Janot.

Convertido ahora en enemigo frontal de la mandataria, Temer debería asumir la jefatura de Estado si el Senado destituye provisonalmente a Rousseff la semana próxima para juzgarla por supuesta adulteración de las cuentas públicas.

 

PUB/IAM