"No soy maleante, ni delincuente, esta es una acción política de amedrentamiento. Seguiremos luchando contra la corrupción", protestó el abogado Eduardo León, cuando era conducido por policías a la sede de la Fiscalía.

Horas antes fue arrestada Pilar Guzmán, tía de Gabriela Zapata, la expareja de Morales, después de haber dicho a la prensa -a contramano de lo que dictaminó la justicia- que el hijo del mandatario existe.

Además hay una "orden de aprehensión" expedida por la Fiscalía contra los abogados Willy Sánchez y Wálter Zuleta, ambos abogados de Zapata, también por tráfico y trata de personas, entre otros delitos.

Un día antes, el abogado del mandatario, Gastón Velásquez, pidió a la fiscalía que inicie un proceso contra todos los involucrados en la "falsedad" de la presentación de un menor como hijo de Morales. El procurador, Héctor Arce, tipificó el delito de trata y tráfico de personas.

Morales dijo que el niño había fallecido, pero Zapara reveló este martes que tuvo dos embarazos producto de su relación con el presidente boliviano Evo Morales: el primero fue interrumpido y del segundo nació un niño.

Zapata fue en los últimos años gerenta de la firma china Camc, que se adjudicó contratos con el Estado boliviano por unos 560 millones de dólares. Está detenida desde febrero acusada de enriquecimiento ilícito, mientras que tanto Morales como la empresa fueron exonerados de responsabilidad por el Congreso, de mayoría oficialista.

 

PUB/IAM