Cinco monitores de nacionalidad alemana fueron detenidos en España, tras protagonizar una broma en forma de "flashmob" (multitud que se reúne de repente) en una playa que desató el pánico entre los vecinos que creyeron que se trataba de un atentado terrorista.

Se registraron once heridos leves y turistas y que causó once heridos leves, según la policía municipal de Playa de Aro (Gerona, noreste de España).

Según informó hoy a Efe la policía, los detenidos formaban parte de un grupo de jóvenes que la noche anterior simularon que dos famosos eran perseguidos por un grupo de 'paparazzis' y fans, en pleno centro de Castell-Platja d'Aro, una zona turística de la Costa Brava, donde a esa hora había numerosas personas que frecuentaban terrazas o tiendas aún abiertas.

La broma fue mal interpretada por muchos ciudadanos, que relacionaron las carreras con una amenaza terrorista, y se produjo una estampida de gente corriendo por las calles mientras se propagaba el rumor de que se estaban produciendo disparos.

La policía informó que, a consecuencia de las carreras, ocho personas tuvieron que ser atendidas en un centro médico, seis por contusiones leves y dos por ataques de ansiedad, mientras otras tres fueron derivadas a un hospital cercano, también por contusiones leves.

Tanto la policía local de Castell-Platja d'Aro como la autonómica de Cataluña tuvieron que hacer llamadas a la calma de los ciudadanos, aclarando que se trataba "únicamente de un flashmob" e invitando a evitar la propagación de rumores falsos, que se habían desatado a través de las redes sociales.

Finalmente, cinco monitores alemanes responsables de la broma quedaron detenidos y pasan hoy a disposición judicial acusados de un delito contra el orden público.

 

PUB/IAM