Al menos 350 personas murieron como consecuencia del terremoto de magnitud 7,8 en la escala Richter registrado el sábado a las 18:58 (hora local). Además de dejar dos mil 68 heridos de acuerdo con el último balance oficial, hecho público este lunes por el ministro ecuatoriano de Seguridad Cesar Navas.

Tras la trágica situación en Ecuador continúan las tareas de búsqueda y rescate. Las clases fueron suspendidas en las provincias de Manta, Portoviejo, Pedernales y Guayaquil.

El domingo por la noche el presidente Rafael Correa se dirigió a la población para confirmar la cifra de fallecidos y lamentó el hecho de que pudiese aumentar durante la búsqueda en los escombros.

También dijo que aún hay señales de vida en los escombros, por esa razón la prioridad está en salvar vidas. "Ecuador ha sido tremendamente golpeado", dijo Correa.

Por su parte el Ministerio Coordinador de Desarrollo Social convocó al país a hacer una colecta solidaria para los daminificados.