¿Qué hacer cuando se tiene un apuro económico? Una de las salidas más recurridas es pedir un préstamo, pero ante la morosidad –o incapacidad– de algunas personas para efectuar sus pagos, ahora los acreedores piden fotos desnudas de sus clientes con la amenaza de publicarlas en caso de que no paguen su deuda. 

Esto ocurre en China, donde existen prestamistas a través de Internet que realizan esta particular –y polémica– práctica.

A las mujeres se les pide una foto sin ropa, además de una de su identificación.

A las mujeres se les pide una foto sin ropa, además de una de su identificación.

Las víctimas principalmente son mujeres, estudiantes universitarias, quienes requieren de dinero para pagar sus estudios y tienen limitadas posibilidades de conseguirlo. Según reportan periódicos locales como "Southern Metropolis Daily" y "Beijing Youth Daily", los prestamistas cibernéticos piden adjuntar la fotografía de la solicitante sin ropa, junto a una identificación, para comprobar su identidad. 

Todo comenzó con el caso de una mujer con el seudónimo de "Li Li", quien pidió prestados 500 yuanes (cerca de 76 dólares) con una tasa de interés del 30% semanal. Ella comenzó a pedir nuevos préstamos para pagar otras deudas, hasta que su deuda llegó a los 55 mil yuanes (ocho mil 400 dólares). Fue entonces cuando se le pidió una fotografía desnuda para autorizarle nuevos préstamos; amenazándola con publicarla en caso de que no pague lo adeudado.

Por lo general, las mujeres contactan a los prestamistas a través de salas de chat; ellos les piden el número telefónico, su dirección, los nombres de sus padres e identificaciones para brindarles el préstamo.

4 cosas que deben saber antes de pedir un préstamo

Las principales afectadas son mujeres 

Getty Images

Foto:

En la mayoría de estos casos, la actividad de los prestamistas es ilegal por constituir usura; delito que consiste en cobrar excesivas cantidades de réditos por algún préstamo monetario a través de documentos o convenios.

Pero eso no es todo. Según explicó el abogado Zhang Xinnian al "Southern Metropolis Daily", esto también constituye una violación al derecho a la privacidad, por lo que las víctimas deberían de acudir ante la policía en caso de ser amenazadas con que sus fotos se publiquen en Internet. 

Esta modalidad se ha vuelto una práctica creciente en China, debido a que en ese país los bancos redujeron su oferta de préstamos tras la crisis financiera de 2008.