Las labores de desmantelamiento de la zona sur del campamento de inmigrantes de Calais, en el norte de Francia, comenzaron esta mañana en medio de un importante despliegue policial.

La Prefectura (delegación del Gobierno) confirmó que se ha comenzado a desalojar el campo, conocido como "la jungla", y señaló que se propone una solución alternativa de realojo a cada uno de sus ocupantes.

Dos excavadoras participan en la demolición de una zona de chabolas del campamento.

"La acción de protección que lleva a cabo el Estado en Calais no la entorpecerán los que utilizan e instrumentalizan a los inmigrantes", aseguró en un comunicado la Prefectura, que criticó a quienes tratan de impedir el desmantelamiento.

A ese respecto, criticó la acción en "la jungla" de personas que "van contra los objetivos humanitarios del Estado" y "ejercen una presión inaceptable sobre los inmigrantes" para que no acepten las soluciones alternativas.

Según diversos medios, al menos una persona ha sido arrestada por tratar de convencer a los inmigrantes de que no fueran a los centros de realojo alternativos propuestos por las autoridades.

La Prefectura denunció que algunos "activistas extremistas" han tenido "comportamientos irresponsables" y han llegado incluso a impedir a los inmigrantes que suban a los autobuses que les llevaban a los centros oficiales.

Se han registrado agresiones contra los agentes de la Prefectura que desde el pasado jueves proponen albergues alternativos provisionales.

Ese día, la justicia dio su luz verde para que la parte sur de "la jungla" fuera desmantelada, y desestimó así el recurso interpuesto por varias organizaciones que consideraban que el Estado no ha previsto suficientes camas para acoger a todos los inmigrantes.

Estas asociaciones temen, además, que por miedo a ser fichados y alejados de la frontera con el Reino Unido -que es su objetivo-, muchos acaben en otros campamentos clandestinos más precarios que el de Calais.

La delegación del Gobierno precisó que, además del campamento de contenedores habilitado en los aledaños de "la jungla", se han previsto plazas de acogida en centros repartidos por todo el país.

PUB/FHA