Los incidentes entre la policía y manifestantes que protestaban este sábado a favor de los migrantes que viven en un precario campamento en el norte de Francia, mientras esperan para cruzar al Reino Unido, dejaron tres agentes heridos, según informaron las autoridades.

El gobierno francés anunció esta semana que desmantelará completamente antes del final de este año el precario campamento, donde viven entre 7.000 y 10.000 migrantes.  

Estos enfrentamientos se producen después de que la prefectura de Pas de Calais prohibiera esta semana la manifestación, que debía partir de la "Jungla" y llegar al centro de la ciudad. 

Según la prefectura, se congregaron cerca de 200 manifestantes que "pertenecían esencialmente al colectivo 'No borders'" o que eran migrantes que habitan en el campo. 

Los agentes utilizaron gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersarlos, a lo cual algunos manifestantes respondieron lanzando piedras. 

En los incidentes un fotógrafo de la AFP resultó con heridas leves, cuando una piedra "del tamaño de una manzana" le cayó en la cabeza, provocándole un corte en el cuero cabelludo.  

Un poco antes, cuatro buses que habían salido de París y que transportaban a personas que querían participar en la manifestación se quedaron bloqueados a 40 km de la ciudad. 

Se trataba de "militantes de ultraizquierda parisinos y de migrantes provenientes de París", dijo a la AFP la prefectura. 

PUB/SVM