Las fuerzas de seguridad francesas han "identificado formalmente" al conductor del camión que embistió a una muchedumbre en Niza, al sudeste de Francia, matando a por lo menos 84 personas, informaron este viernes fuentes policiales.

Según los medios locales es un tunecino de 31 años identificado como Mohamed Lahouaiej Bouhlel y que trabajaba como repartidor en esa localidad, el que pudo ser identificado por sus huellas dactilares.

Los medios franceses apuntan que el atacante tenía solo nacionalidad tunecina y un permiso de residencia para habitar en Francia.

El presunto terrorista tenía antecedentes policiales por actos de violencia y violencia de género,sin embargo, no estaba en las listas de jóvenes musulmanes radicalizados que podrían estar en contacto con grupos yihadistas.

Los medios reportan también que los cuerpos de seguridad también recogieron del vehículo su licencia de conducir y un teléfono celular.

Según dijeron vecinos de su barrio al canal "BFM TV", el hombre se hallaba en trámites de divorcio y tenía problemas con su familia en Túnez, al parecer originaria de Susa, donde hace un año murieron 38 turistas en un atentado en las playas de dos hoteles.

Los vecinos aseguraron que el hombre había comenzado el ramadán pero no lo había terminado, que era una persona a la que le gustaba salir a bailar y las mujeres, y que hace solo 15 días había sido colocado bajo control judicial por una infracción viaria, presuntamente por haberse quedado dormido al volante.

También señalaron que tenía permiso de conducir vehículos pesados desde hacía poco y que sufría dificultades financieras.

El hombre tenía en su poder un arma corta de calibre 7.65 que utilizó antes de ser abatido por la policía, además de varias armas largas y una granada de mano, que resultaron ser falsas.

En el camión que usó para el ataque, que había sido alquilado hace unos días en la región de Niza, también se descubrió una tarjeta de crédito y un móvil que podrían servir para avanzar en la investigación.

PUB/NL