El gobierno francés reconoció hoy que está utilizando las reservas estratégicas de carburantes para tratar de garantizar el aprovisionamiento frente a las huelgas y bloqueos en refinerías y depósitos petrolíferos contra su reforma laboral, que han agotado los tanques de cientos de gasolineras.

El secretario de Estado de Transportes, Alain Vidalies, explicó que se ha extraído el equivalente de tres días de consumo de esas reservas estratégicas, que son de 115 días, pero insistió en que no hay riesgo de agotamiento.

Vidalies, en declaraciones a los medios al término del Consejo de Ministros, se esforzó en señalar que se están utilizando esas reservas "de forma marginal", al tiempo que reconoció que la situación en las gasolineras había empeorado en la región de París, donde un 40 % se habían quedado sin carburante, mientras en el oeste del país ha "mejorado".

Vinculó la situación en las gasolineras con el comportamiento de los automovilistas, que realizan compras de combustible de precaución, y para ilustrarlo contó que tanto el lunes como ayer el consumo fue el triple del habitual.

El responsable de Transportes insistió en que el problema no es de disponibilidad de carburante, sino de acceso a los depósitos donde está almacenado -en muchos casos bloqueados por piquetes de huelguistas-.

A ese respecto, señaló que las fuerzas del orden han procedido al desbloqueo de once complejos petroleros y el portavoz del Ejecutivo, Stéphane Le Foll, había indicado anteriormente que esas operaciones van a continuar "con responsabilidad".

Ante las perturbaciones que la escasez de carburante está empezando a causar en varios sectores económicos, y ante el riesgo de que las protestas se extiendan a la electricidad -hay una convocatoria de huelga desde hoy en al menos una central nuclear-, las organizaciones patronales reclamaron al Gobierno que garantice la libertad de circular y trabajar.

En un comunicado conjunto, seis de esas organizaciones empresariales señalaron que "frente a esta situación, corresponde al Estado velar por el respeto del derecho y tomar las medidas que garanticen el interés general, la libertad de trabajar y de circular libremente".

Pierre Gattaz, presidente de la principal de todas ellas, el Movimiento de Empresas de Francia (Medef), calificó de "irresponsables" a las centrales que bloquean los centros petroleros para tumbar la ley de la reforma laboral, que a su juicio "no servirá para nada" en su redactado actual.

Más allá del sector petrolero, el paro en los ferrocarriles hoy tenía un seguimiento inferior al de la semana pasada, con un 10 % de huelguistas, frente al 15 % el miércoles de la semana pasada, según los datos presentados por la empresa Sncf.

 

PUB/IAM