“Los maquillajes y vestidos del poder son una cáscara que llenan su vacío triste”. Con esas palabras vertidas durante el Tedeum de 2011 por la celebración del 25 de Mayo (fiestas patrias argentinas), el entonces arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, le mandó un mensaje directo a la dirigencia política argentina y, principalmente, a Cristina Fernández de Kirchner.

La relación Francisco I con Cristina y su fallecido marido Néstor ha estado marcada por las declaraciones cruzadas y las fuertes diferencias frente a temas de alto impacto ciudadano como el matrimonio gay y el aborto.

“Los maquillajes del vestido del poder y la reivindicación rencorosa son una cáscara de almas que llenan su vacío triste y sobre todo su incapacidad de brindar caminos creativos que inspiren confianza. Es el vaciamiento de lo consecuente, de lo compulsivo, de la soberbia en su manifestación más torpe, que es la veleidad”, señaló entonces Bergoglio.

Fue uno más de los diversos cruces que el presbítero jesuita ha tenido con el matrimonio Kirchner. “No hay relación de la Iglesia con el Gobierno”, dijo Bergoglio en 2005 ofendido por la ausencia de Néstor Kirchner en el Tedeum. El enfrentamiento ha incluido desplantes y hasta ribetes políticos en períodos electorales y en medio de la crisis del campo en 2008.

Ya con Cristina Fernández en el poder, las diferencias pasaron por los planes sociales del gobierno, la ley de matrimonio igualitario y la práctica del aborto terapéutico. “En la vida y en el mundo, hay dos clases de personas: las que hacen declaraciones sobre la pobreza y las que nos dedicamos a ejecutar acciones concretas para combatirla todos los días”, le respondió en 2009 Cristina a Bergoglio, que había dicho que la “extrema pobreza” que afectaba al país era una violación a los derechos humanos.

“No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios”, publicó Bergoglio en una carta cuando se discutía ley de matrimonio igualitario que sería aprobada en 2010.

“He escuchado que hasta se habla de una guerra de Dios y algunos incluso han planteado la posibilidad de un plebiscito, sin tener en cuenta que estarían plebiscitando un derecho de la minoría”, respondió Cristina.

La tarde del miércoles, minutos después de haber sido anunciado como nuevo Papa, Cristina publicó en su cuenta de Twitter una carta dirigida a Francisco I: “Es nuestro deseo que tenga, al asumir la conducción y guía de la Iglesia, una fructífera tarea pastoral desempeñando tan grandes responsabilidades en pos de la justicia, la igualdad, la fraternidad y de la paz de la humanidad. Le hago llegar a su Santidad mi consideración y respeto”.

¿Será el inicio de una nueva relación?

Nota relacionada:

La presidenta de Argentina difunde mensaje al Papa Francisco I