Tras los resultados del referendo realizado por Gran Bretaña, en el cual se ratificó la opción de salir de la Unión Europea, este viernes los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del grupo de países denominado G7 advirtieron sobre los riesgos "netastos" de volatilidad en los mercados tras el voto por el Brexit.

"Reconocemos que la excesiva volatilidad y los movimientos desordenados en las tasas de cambio pueden tener efectos nefastos en la estabilidad económica y financiera", indicaron los funcionarios en una audioconferencia.

Además, los personeros aseguraron que habían "tomado todas las medidas" para evitar una crisis de liquidez.

De la misma forma, los miembros del G7 anunciaron que mantendrán una estrecha vigilancia sobre los movimientos de los mercados luego del triunfo de esta opción.

La victoria del Brexit trajo consecuencias inmediatas en la política interna británica, ya que el primer ministro, David Cameron, confirmó su dimisión luego de los resultados.

"No sería correcto que yo fuera el capitán que dirigiera al país (...) El nuevo primer ministro debería estar en el puesto antes del inicio del congreso del Partido Conservador (de octubre)", aseguró el personero.

A continuación, Cameron indicó que "los británicos votaron a favor de abandonar la Unión Europea y hay que respetar su voluntad. Creo que es el nuevo primer ministro el que tiene que tomar la decisión de activar el Artículo 50" del Tratado europeo de Lisboa, el que abrirá el periodo de negociaciones para la ruptura.

También preparada

El triunfo del Brexit también generó reacciones cruzando el Atlántico este viernes, luego que la Reserva Federal de Estados Unidos declarar estar en condiciones para suministrar liquidez en dólares a otros bancos centrales para enfrentar las presiones que pueden surgir por la decisión de Gran Bretaña de abandonar la Unión Europea.

"La Fed está preparada para proveer liquidez en dólares a través de las líneas de swap que ya existen con otros bancos centrales, en cuanto sea necesario, para enfrentar las presiones en los mercados globales, con lo cual podemos prevenir efectos negativos sobre la economía de Estados Unidos", señaló el banco central estadounidense en un comunicado.

PUB/VJ