La India celebró este martes de forma masiva la segunda edición del Día Internacional del Yoga con eventos multitudinarios en las principales ciudades del país, entre ellos el presidido por el primer ministro indio, Narendra Modi, en Chandigarh (noroeste), que reunió a unos 30.000 entusiastas de esta disciplina.

"Este es un día relacionado con la buena salud y ahora se ha convertido en un movimiento masivo del pueblo", afirmó Modi frente a miles de seguidores en una explanada junto al edificio del parlamento regional, diseñado por el afamado arquitecto francosuizo Le Corbusier.

Tras su discurso, en el que quiso desligar el yoga del hinduismo al sentenciar que "no es una actividad religiosa", el primer ministro, habitual practicante y ferviente difusor de esta disciplina, practicó con la multitud varias posturas o "asanas".

En esta segunda edición Chandigarh tomó el relevo como eje central de los eventos del Día del Yoga de Nueva Delhi, donde el año pasado se logró un récord mundial de practicantes de esta disciplina congregados en un solo acto al juntar a 35.985 personas, entre ellas Modi, en el centro capitalino.

Aunque con actos menos multitudinarios, Nueva Delhi contó hoy con numerosos eventos en puntos emblemáticos de la ciudad, al igual que ocurrió en otras localidades indias como la norteña Lucknow, la occidental Bombay, la sureña Puducherry o la oriental Calcuta.

Alrededor de 30.000 efectivos de diferentes cuerpos de seguridad del Estado participaron en los actos, según mostró en numerosas imágenes el Ministerio de Defensa indio, con instantáneas tomadas en portaaviones o academias militares.

 

PUB/IAM