El gobierno venezolano denunció este lunes un "fraude" en las firmas que entregó la oposición para activar un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, y estimó que la consulta no podría realizarse este año.

"Yo sé que hay venezolanos que firmaron (...), pero también sé positivamente, ahora estoy seguro, que cometieron fraude a la ley, alteraron los requisitos", dijo en rueda de prensa Jorge Rodríguez, titular de una comisión designada por Maduro para monitorear el proceso.

Rodríguez señaló que "más del 11% de las planillas" que contienen las firmas y que fueron entregadas al Consejo Nacional Electoral (CNE) el pasado 3 de mayo "están incompletas".

"Se están empezando a ver firmas sin huella, nombres sin cédula y, otra vez, muertos firmando. No hablamos si no tenemos conocimiento de lo que realmente está ocurriendo", indicó.

El funcionario se refería a los 1,8 millones de firmas que entregó la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) al organismo electoral para pedir la activación del referendo. La MUD debía aportar poco menos de 200.000.

Este lunes vencía el plazo legal para el conteo de las firmas. Si el CNE considera que se cumplió el requisito, convocará a los interesados a validar sus rúbricas con la huella dactilar, para lo cual establece un lapso de cinco días.

Rodríguez sostuvo que en los documentos entregados por la MUD hay firmas de personas nacidas en 1908 y 1915, lo que vinculó con un posible intento por engañar a las autoridades.

Además, consideró que el tiempo que demanda el proceso de revocatorio hace inviable que se realice este año.

Esta cuestión es sensible para la MUD, pues si la consulta se celebra después del 10 de enero de 2017, y Maduro pierde, los dos años que le restarán de mandato los terminará el vicepresidente, designado por el jefe de Estado.

"Ellos saben que es imposible que se realice un referendo revocatorio este año", aseveró Rodríguez, citando declaraciones del excandidato presidencial Henrique Capriles, en las cuales, según el funcionario gubernamental, admitía esa posibilidad si el proceso no se activaba a más tardar en marzo pasado.

Para convocar el referendo, la oposición deberá recolectar cerca de cuatro millones de firmas en tres días. En tanto, el "sí" debería lograr más de los 7,5 millones de votos con los que fue elegido Maduro en 2013.

"Lo que está detrás de esta operación (...) es buscar la excusa para que se desborde la violencia", denunció el comisionado presidencial.

 

PUB/IAM