Guterres, que ha sido el más votado en todas las consultas, obtuvo el mismo resultado que en la votación anterior: 12 a favor, 2 en contra y una abstención, según fuentes diplomáticas.

El próximo sondeo, que se celebrará el 5 de octubre, resultará clave, pues por primera vez se marcarán con un color distinto las papeletas de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, que cuentan con poder de veto.

Tras Guterres se situaron hoy el serbio Vuk Jeremic (8 votos a favor, 6 en contra y una abstención) y el eslovaco Miroslav Lajcak (8, 7 y ninguna abstención), que había dado la sorpresa con 10 respaldos en la ronda anterior y que hoy volvió a retroceder.

La canciller argentina, Susana Malcorra, obtuvo nuevamente 7 votos favorables, 7 negativos y una abstención, empatada con el expresidente esloveno Danilo Turk.

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, retrocedió posiciones en el voto de hoy, lo que a priori abre la puerta a que su país, Bulgaria, nomine finalmente a la comisaria europea Kristalina Georgieva.

Georgieva, que cuenta con la simpatía de los países occidentales, sonó como posible candidata al inicio del proceso y las autoridades búlgaras adelantaron este mes que decidirían sobre la posibilidad de presentarla en función de los resultados de Bokova hoy.

La neozelandesa Helen Clark y el macedonio Srgjan Kerim (6 votos a favor y 9 en contra) cierran junto a la moldava Natalia Gherman (3, 11 y una abstención) la lista de los candidatos que siguen en liza.

Con muy pocos cambios ya en las últimas votaciones, la que se celebrará el próximo 5 de octubre debe servir para aclarar la situación, pues permitirá saber con claridad si Guterres se enfrenta a un posible veto.

Hasta ahora, Rusia ha subrayado la importancia del principio no escrito de rotación geográfica, una tradición según la cual el próximo jefe de Naciones Unidas debería proceder de Europa del Este, pero no ha dicho si está dispuesta a vetar al portugués.

Fuentes diplomáticas no descartan que, al final, el compromiso sea fruto de una negociación que incluya el reparto de otros cargos en la ONU.

Como hasta ahora, el próximo sondeo será secreto, una práctica que ha sido criticada por algunos países y por el hasta ahora presidente de la Asamblea General, Mogens Lykketoft, que este año lideró los esfuerzos para mejorar la transparencia en el proceso.

Los resultados, en todo caso, nunca han tardado en salir a la luz y habitualmente se conocen pocos minutos después del fin de la votación.

Se espera que el Consejo de Seguridad elija al sustituto de Ban a lo largo del mes de octubre, para que luego sea ratificado por la Asamblea General y pueda asumir el puesto en enero del año próximo.

 

PUB/IAM