Doce artefactos explosivos de fabricación artesanal fueron encontrados en el domicilio de la pareja que asesinó el miércoles a 14 personas en California, en la peor masacre en Estados Unidos en los últimos tres años, informó este jueves la policía.

Otros tres artefactos explosivos artesanales unidos entre ellos y capaces de ser accionados a distancia fueron localizados en el edificio que fue objetivo de los atacantes. Pero esos explosivos no llegaron a estallar, dijo el jefe de la policía local, Jarrod Burguan, en conferencia de prensa.

Los peritos, dijo el jefe policial, también hallaron en el domicilio de la pareja unos 5.000 proyectiles para fusiles de asalto.

De acuerdo con Burguan, las armas utilizadas por el estadounidense Syed Farook, de 28 años, y su esposa Tashfeen Malik, de 27, habían sido compradas legalmente.

Por su parte David Bowdich, agente del FBI, dijo en conferencia de prensa que "sería irresponsable en este momento hablar de terrorismo", pero señaló que las primeras investigaciones sugieren que los autores del ataque tenían "una misión" cuyo objetivo aún no ha podido ser determinado.

Testigos contactados por los investigadores sugieren que la matanza podría estar relacionada a una disputa laboral involucrando a Farook, empleado de los servicios de salud pública de San Bernardino.

Burguan, no obstante, mencionó que Farook y su esposa "estaban claramente preparados, nadie se pone nervioso en una fiesta (de trabajo) y reacciona con algo tan elaborado".