"Treinta y cuatro personas -cinco hombres, nueve mujeres y veinte niños- murieron al intentar cruzar el desierto", señaló el ministerio en un comunicado enviado a la AFP.

"Murieron probablemente de sed, como es a menudo el caso, y fueron hallados cerca de Assamaka", un puesto fronterizo entre Níger y Argelia, dijo a la AFP una fuente de seguridad.

Níger es uno de los puntos de paso de las rutas migratorias "hacia la Unión Europea" y "en particular hacia Italia", según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Al menos el 60% de los migrantes que cruzan Libia para intentar ir hasta Europa por el Mediterráneo "pasaron por Níger".

Los migrantes "fueron abandonados por traficantes de personas" durante "la semana del 6 al 12 de junio de 2016", precisa el comunicado. Hasta ahora han sido identificados dos cuerpos, el de un hombre y una mujer de 26 años, ambos nigerinos.

Miles de migrantes han llegado en los últimos años a Argelia, principalmente de Mali y Níger, países con los que Argelia comparte una larga frontera.

Este país se ha convertido enun destino atractivo para los migrantes subsaharianos, remplazando a Libia, presa del caos.

Los migrantes, que antes se instalaban en la ciudad de Tamanrasset o cruzaban Argelia para intentar ir hasta Europa, se instalan cada vez más en las ciudades del norte del país.

En el comunicado, el ministerio nigerino "alerta a los migrantes clandestinos" sobre "los riesgos que corren al intentar tomar" esta "vía peligrosa".

Más de 7.000 nigerinos en situación irregular en Argelia, la mitad de ellos mujeres y niños, fueron devueltos a sus países en 2015 en virtud de un acuerdo entre Argelia y Níger.

Desde que la llegada masiva de migrantes procedentes de Turquía ha disminuido, con el acuerdo concluido entre la UE y Ankara en marzo, la ruta marítima desde África ha vuelto a ser el principal punto de entrada ilegal en Europa.

 

PUB/IAM