"Mi punto de vista personal no es lo que está en juego hoy en día, lo que está juego hoy en día es el futuro del país", afirmó Aguirre Ferré en una entrevista reciente en el Comité Nacional Republicano (RNC), órgano ejecutivo del Partido Republicano.

Nacida en Miami (Florida) y de familia nicaragüense, Aguirre Ferré criticó en varias ocasiones en medios hispanos a Trump, le comparó con un "perro callejero" y consideró que el magnate tenía un "problema categórico" en las elecciones primarias por sus comentarios contra las mujeres y los hispanos.

"Donald Trump es una persona que se compromete a trabajar y a hacer todo lo posible por el bien de la mayoría y él es consciente de que algo que ha dicho molesta a muchos, pero a la vez es una persona a la que le gusta negociar y hacer acuerdos", defendió Aguirre Ferré, ya como directora de comunicación hispana del RNC.

La republicana, que asumió el cargo el 7 de junio, describió a Trump como "una persona abierta", "no políticamente correcta", "superclaro" y con "una voz auténtica" en contraste con la virtual candidata demócrata, Hillary Clinton, a quien los republicanos tachan de deshonesta.

"El señor Trump destaca que un país sin una ley migratoria es un país que deja de ser país si no tiene frontera y yo creo que ahí todos estamos de acuerdo", argumentó. Durante su campaña, Trump ha hecho varias propuestas polémicas, como deportar a los once millones de indocumentados que se calcula que viven en EE UU, construir un muro con México para detener a los mexicanos "violadores" y "criminales", así como vetar temporalmente la entrada de musulmanes para acabar con los ataques terroristas.

Aguirre borró sus tuits criticando a Trump

Mientras Trump hacía algunas de estas propuestas, Aguirre Ferré trabajaba para la campaña de las primarias para el republicano Jeb Bush, ex gobernador de Florida, hijo y hermano de ex presidentes y que partía al principio como favorito, pero tuvo que retirarse el pasado 20 de febrero.

"Fue una experiencia maravillosa, no fue el año de Jeb, no fue el año para muchos, él nunca pensó que lo iba a tener fácil, siempre supo que iba a ser un reto, que iba a ser competitivo y que tenía que pelear y luchar por su puesto y lo hizo a su mejor manera", subrayó Aguirre Ferré.

De esta forma, cuando trabajaba para Jeb Bush, Aguirre Ferré criticó a Trump en la red social Twitter y llegó a sugerir que no representaba "los valores del Partido Republicano", según los tuits luego borrados que recoge la organización dedicada al análisis de información sobre los conservadores Media Matters for America (Los medios importan para EEUU).

"Desde luego trabajaba para la campaña de Jeb y entonces tu papel era defender tu candidato", argumenta. Jeb Bush nombró hace 16 años a Aguirre Ferré para la Junta de Fideicomiso del Miami Dade College, con ocho campus diferentes y que hoy acoge a uno de los cuerpos estudiantiles más diversos de la nación, compuesto por 165.000 alumnos de 191 países y que hablan 90 lenguas.

Este fue uno de los centros de educación superior donde se fundó el movimiento de los 'soñadores', como se denomina a los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños y consiguieron que el presidente de EE UU, Barack Obama, aprobara en 2012 el programa de Acción Diferida (Daca) para frenar su deportación.

De esta forma, la organización defensora de los inmigrantes 'United We Dream' y estudiantes y padres de la universidad Miami Dade College han pedido la renuncia de Aguirre Ferré, al considerar que no podrá defender a los alumnos desde su nueva posición como directora de comunicación hispana del Partido Republicano.

"Mi trabajo profesional ha sido punto y aparte del trabajo que he hecho en la universidad y seguirá siendo así", se defendió Aguirre Ferré. Con más de 25 años de experiencia en el mundo de la comunicación, Aguirre Ferré es la encargada de suceder como directora de medios hispanos a Ruth Guerra, que a principios de mes renunció al cargo por sentirse "incómoda" defendiendo a Trump como candidato a la Casa Blanca, según informó entonces el diario The New York Times.

 

PUB/IAM