Juanita Castro, la hermana de Fidel que vive en el exilio en Miami desde los años '60, dijo el sábado a la prensa local que no irá al funeral del líder cubano en La Habana aunque lamente su muerte.

"Ante los malsanos rumores de que me dirigía a Cuba para los funerales, quiero aclarar que en ningún momento he regresado a la isla, ni tengo planes de hacerlo", declaró Juanita a El Nuevo Herald.

"He luchado al lado de este exilio, brazo con brazo en las etapas más activas e intensas en décadas pasadas, y respeto los sentimientos de cada quien", añadió la disidente cubana.

"No me regocijo de la muerte de ningún ser humano, mucho menos puedo hacerlo con alguien con mi sangre y mis apellidos", dijo Juanita al Herald. "Como hermana de Fidel, estoy viviendo en estos momentos la pérdida de un ser humano que tuvo mi sangre”.

Fidel y el actual presidente, Raúl, fueron dos de siete hermanos. De ellos, Juanita, nacida en 1933, es la única que criticó públicamente el rumbo comunista que tomó la revolución.

Se exilió en 1964 en Miami, desde donde denunció públicamente al régimen de sus hermanos y colaboró con la CIA bajo el nombre código de "Donna" en los planes para derrocarlo, según ella misma confesó después.

Juanita Castro añadió que se exilió al igual "que todos los cubanos que salieron para encontrar un espacio donde luchar por la libertad de su país" y que, para ello, debió pagar "un alto precio de dolor y aislamiento".

PUB/CHS