Este miércoles, Hillary Clinton dio un gran paso hacia el acercamiento de sus posturas con las de Bernie Sanders al abordar e incorporar el tema de la gratuidad en la educación superior para las familias con menos recursos de Estados Unidos. Un país en el que el 71% de los estudiantes está endeudado al egresar de sus estudios.

Aunque con diferencias, este plan se acerca a lo propuesto por Sanders durante la campaña primaria: el senador por el estado de Vermont proponía un plan de gratuidad universal. Y si bien Clinton estuvo durante meses criticando la propuesta de Sanders y calificándola de "inviable", ahora es ella quien ha elaborado un programa de liberación de costos. La idea es que este plan de gratuidad favorezca a las familias de menos ingresos, liberando tanto el pago de matrículas como de colegiatura. Y esto de implementaría de forma gradual, de acuerdo con The Washington Post.

La medida empezaría favoreciendo por cuatro años a los estudiantes de familias con ingresos totales de hasta US$85.000 por año (poco más de 4,6 millones de pesos mensuales). Luego, este tope subiría US$10.000 por año hasta 2021, afectando a las familias de ingresos anuales de hasta US$125.000 (poco más de 6,8 millones de pesos mensuales), alcanzando a 8 de cada 10 familias estadounidenses.

En su primer año de gobierno, además, Clinton pretende ofrecer a los estudiantes que estén finanziando sus carreras con préstamos, una prórroga de tres meses para realizar los pagos.

En Estados Unidos las universidades privadas son más caras que las públicas; según la organización The College Board, el promedio del arancel de las universidades públicas fue de US$9.410 para los estudiantes del mismo estado, mientras que el de las privadas fue de US$32.410.

Clinton es consciente de que, para derrotar a Donald Trump en la elección del 8 de noviembre, necesita seducir al público que no se termina de enganchar en su campaña. Estos son principalmente los jóvenes, quienes se han visto identificados más por las promesas románticas de Bernie Sanders que por las pragmáticas de Hillary. Es por esto que, después de establecer conversaciones con Sanders, ha adoptado una de las medidas más populares de la campaña del senador por Vermont.

Solo falta que Hillary sea confirmada como candidata en la Convención Nacional Demócrata, que se llevará a cabo entre el 25 y el 28 de julio.

PUB/FHA