Forzada a un descanso después de padecer un malestar que inquietó al campo demócrata, Hillary Clinton, defendida por el presidente Barack Obama contra las "críticas injustas", deberá a partir del jueves retomar su campaña electoral.

La exsecretaria de Estado pasa por un mal momento: criticada por la ausencia inicial de transparencia sobre su neumonía, es fustigada además desde hace varios días desde el campo republicano por haber afirmado que la mitad de los electores de su adversario Donald Trump eran personas "deplorables".

"Ella ha sido caricaturizada por la derecha y a veces por la izquierda", destacó Obama el martes durante un acto en Filadelfia, visiblemente encantado de encontrarse en un ambiente de campaña. "Ella ha sido acusada de todo lo que puedan imaginar y ha sido objeto de más críticas injustas que cualquiera", añadió.

A 12 días del primer debate presidencial ante Donald Trump y a menos de dos meses de la elección presidencial, Clinton, de 68 años, continúa en reposo en su casa de Chappaqua, al norte de Nueva York, luego de padecer un malestar el domingo durante las conmemoraciones del 11 de septiembre.

Pero su portavoz anunció que la exsecretaria de Estado retomaría su campaña el jueves. "Ella pasó la jornada (del martes) leyendo informes, realizando llamadas y miró por televisión el discurso del presidente Obama en Filadelfia. Retomaremos los viajes de campaña el jueves", dijo el vocero Nick Merrill, sin ofrecer más detalles.

"Yo he visto lo que ella puede hacer (...) ¡nunca abandona!", añadió Obama, determinado a cinco meses de su partida del poder a poner su carisma y popularidad, que no cesa de crecer, al servicio de su exscretaria de Estado.

El mandatario también dijo sentirse "frustrado" por la manera en que la campaña está siendo cubierta por la prensa estadounidense, alegando que los medios terminaron por legitimar a un candidato como Trump, a quien le permiten decir cosas que a otros le serían vetadas y quien "desde hace décadas" no difunde sus declaraciones de impuestos.

"Donald Trump dice todos los días cosas que habrían sido consideradas descalificadoras para un aspirante a la presidencia", insistió Obama.

"En periodo electoral, a menudo escuchamos cosas un poco locas. Este año, es aún un poco más loco que lo habitual", ironizó.

Bill Clinton sale en apoyo de su esposa

En un acto en el mismo momento en Iowa (centro-oeste), el magnate inmobiliario estigmatizaba "la arrogancia" de su rival y denunciaba "los desastres en Irak, Libia y Siria".

"Los electores están hartos. El 8 de noviembre retomaremos nuestro país", prometió Trump. "¿Qué tienen que perder?", indicó el republicano al dirigirse a "aquellos que sufren".

Al otro lado del país, Bill Clinton tuvo que sustituir a su esposa en un acto de recaudación de fondos en el cual ella debía participar el martes en Los Ángeles. También la reemplazará este miércoles en Las Vegas.

Después de los acontecimientos del fin de semana, Hillary Clinton, aún al frente en los sondeos aunque disminuyó la ventaja sobre Trump (45,8% contra 43,4% según un promedio de sondeos realizado por Real Clear politics), intentará en lo sucesivo retomar su ascenso atacando la ausencia de transparencia del candidato republicano.

"La gente sabe más de mí que sobre casi cualquier otra personalidad pública", advirtió el lunes en una entrevista telefónica con la cadena CNN. "Tienen 40 años de declaraciones fiscales, decenas de miles de emails, una carta detallada sobre mi estado de salud, todo tipo de detalles personales", precisó.

"Compárenlo con lo que saben sobre mi oponente. Es hora de que suministre el mismo nivel de información que la mía", destacó.

Clinton ironizó sobre el "boletín de salud" publicado por el médico del magnate inmobiliario que se resume en unos pocos párrafos prometiendo que si Trump resulta elegido sería el presidente más sano de la historia.

PUB/NL