Hillary Clinton y Bernie Sanders vuelven a verse para un debate a dos este jueves que organiza la red de televisión pública PBS en la Universidad de Milwaukee en Wisconsin.

El careo se produce a dos días de la aplastante victoria del senador por Vermont en New Hampshire ante la ex secretaria de Estado 60% contra 38% y de la ajustada victoria que logró Clinton en Iowa por 0.3%.

La intensidad que ha adquirido la campaña demócrata por la nominación presidencial lleva a muchos a pensar que en este debate pueda producirse el choque de trenes entre ambos aspirantes en su intento por diferenciarse ante el electorado.

Sanders bien puede llegar al debate con un aura victoriosa, pero Clinton sigue siendo la favorita a nivel nacional en las encuestas.

Aunque hasta ahora, salvo algunos roces vistos en el pasado debate de New Hampshire, primer mano a mano entre ambos, Clinton y Sanders han mantenido un tono cordial, comparado con la virulencia de la campaña republicana.

En las últimas semanas ambas campañas han subrayado con más intensidad los argumentos que separan a sus candidatos y que bien podrían definir las líneas de ataque.

Y con casi toda seguridad, se puede esperar que en el encuentro, Clinton sea la que arremeta primero y más duro. ¿cómo responderá Sanders? Es la incógnita de hoy.

 

PUB/IAM