Magomed Nurbagandov es un policía ruso de 31 años que se encontraba de vacaciones en Daguestán junto a su primo, cuando cayó en manos de un grupo terrorista.

Los sujetos primero mataron al familiar del hombre, para luego con cámara en mano se dirigieron hacia su persona.

En ese instante, comenzaron a revisar su billetera y se dieron cuenta que era policía, por lo que decidieron que dijera un mensaje en la grabación.

"Diles a tus colegas que renuncien a sus trabajos", señaló uno de los terroristas. Sin embargo, Nurbagandov rechazó repetir las palabras y desafió mirando a los ojos a los terroristas.

"Sigan trabajando, hermanos. ¿Qué más hay que decir?", dijo con seguridad el policía. Tras esto, fue fusilado por los sujetos.

La grabación fue difundida por el grupo terrorista pero de manera editada por lo que no se veía la respuesta del hombre.

Sin embargo, la policía dio con el escondite de los maleantes, hallando el video completo y descubriendo la respuesta del hombre.

Ante esto, Nurbagandov fue bautizado como el "Robocop ruso" debido a la valentía y frialdad que demostró, anunciando el gobierno moscovita que lo condecorará postumamente.

PUB/CM