El voto de los británicos a favor del Brexit "pone a prueba a Europa", que "ya no puede hacer como antes" y ahora debe "concentrarse en lo esencial", consideró este viernes el presidente francés François Hollande.

"Francia tomará la iniciativa para que Europa se concentre en lo esencial", prometió el presidente francés, citando "la seguridad", "la inversión para el crecimiento y el empleo", "la armonización fiscal y social" y "el refuerzo de la zona euro y de su gobernanza democrática".

"El voto de los británicos pone a prueba a Europa", dijo.

"Europa ya no puede hacer como antes (...). Debe demostrar en estas circunstancia su solidez y su fuerza", consideró Hollande al término de una reunión con varios miembros de su gobierno.

"El peligro es inmenso frente a los extremismos y a los populismos (...) Europa es una gran idea y no solo un gran mercado, y, sin duda, a fuerza de haberla olvidado se ha perdido", continuó el jefe del Estado francés.

Hollande confirmó que viajará el lunes a Berlín para reunirse con la canciller alemana Angela Merkel, antes de la cumbre europea prevista martes y miércoles en Bruselas.

"Lo que está en juego es la disolución de Europa, que corre el peligro de replegarse o reafirmar su existencia pagando el precio de profundos cambios", concluyó François Hollande.

Poco después, el primer ministro francés, Manuel Valls, consideró que la victoria del Brexit era "la revelación de un malestar ignorado durante demasiado tiempo" en el seno de la UE.

"Es una deflagración a escala continental y mundial", dijo Valls, añadiendo que "hay que respetar" la "decisión libre de los británicos".

PUB/NL